21/02/2024
01:12 AM

Familias del corredor seco en el olvido del Gobierno, dicen alcaldes

Alcaldes de municipios del corredor seco externaron a LA PRENSA que el Gobierno no les ayuda para menguar la crisis de alimentos y empleos.

SAN PEDRO SULA

Los sueños de sacar adelante a sus familias y las esperanzas de un cambio de los pobladores del corredor seco de Honduras se derrumban al saber que los alcaldes están sin presupuesto y el Gobierno ha dado la espalda.

Así lo hicieron saber a LA PRENSA los jefes edilicios con los que se mantuvo en contacto durante un recorrido en el golpeado corredor seco, donde padecen hambruna y falta de empleos. El alcalde de Texiguat, El Paraíso, Erick Mejía, planteó que urge ayuda del Gobierno.

También aclaró que este año tampoco la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG) ha llegado a estas zonas afectadas.“Es responsabilidad del Gobierno lo que está pasando en los municipios del corredor seco”, sostiene.

Este municipio tiene una población de más de 12,000 habitantes, de ellos el 95% vive en pobreza y el 30% está en condiciones de pobreza extrema.Las quejas y la realidad de la situación de este sector del país son casi las mismas en cada municipio.

Solo queda que el Gobierno reaccione ante los reclamos de los alcaldes o ellos tendrán que seguir buscando ayuda internacional.También hay otros municipios que necesitan pronta ayuda como Liure, en El Paraíso.

“Esto aquí es duro, trabajo no hay porque la sequía se volvió intensa y el invierno recién está comenzando”, dijo José Adán Méndez, alcalde de Luire, El Paraíso, uno de los municipios más afectados del corredor seco.Este es un municipio de más de 16,000 habitantes, y de ellos el 80% vive en pobreza y el 50% en pobreza extrema.

El alcalde contó a LA PRENSA que con lo único que puede apoyar a su población es regalar un poco de arroz que “conseguí pidiendo ayuda internacional porque el Gobierno aquí no apoya en nada”.“Hemos gestionado, gestionado, pero ellos no responden. Ni un proyecto ni ayuda social han llegado”, recalcó.

Se le informó al alcalde que varias familias del corredor seco dicen que las autoridades del municipio tampoco llegan a ofrecer ayudas. Respondió: “Yo he ido a ciertas comunidades, pero no a todas, lo que pasa es que si uno va, no puede ir con las manos vacías, y en lo que va de este año el Gobierno no nos ha transferido ni un cinco del presupuesto, entonces ¿cómo le ayudo a esta gente”.Para el alcalde, lo único que les queda para contrarrestar esta situación “es andar pidiendo a organismos internacionales”.

Dijo también que el gobierno de la presidenta Xiomara Castro no quiere ayudar “porque si un Gobierno quiere ayudar no ocupa tanto protocolo, si el país es chiquito. Son muchas excusas”.Este municipio recibe cuatro millones y medio de lempiras trimestralmente.“Si uno llega donde la gente, nos pueden linchar si vamos con las manos vacías”.

Sin explicación

Este rotativo intentó comunicarse con Laura Suazo, titular de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), para escuchar su explicación y su reacción ante la crítica situación del corredor seco, pero ella se encuentra fuera del país.

LA PRENSA evidenció la extrema pobreza de algunos habitantes en el corredor seco de Honduras, una extensa área rural azotada por el cambio climático, con largos períodos de sequía en el país.

Aquí duermen en cartones, no tienen trabajo y hasta comen tomates podridos o, en el mejor de los casos, ciruelas y mangos. En la zona tampoco hay empleo y están a la espera de la siembra de primera para poder tener granos básicos al menos.

Algunas personas solo tienen para hacer tortillas y comen con sal.