23/02/2024
01:50 AM

Honduras requiere recursos para mejorar programa de protección a periodistas

En 2022, Honduras registró 133 violaciones a los derechos humanos, 51 de ellas presentadas por periodistas, y el asesinato de tres comunicadores, según datos de Naciones Unidas (ONU).

TEGUCIGALPA.

El Sistema Nacional de Protección para Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia de Honduras necesita recursos y voluntad política para ser efectivo y lograr proteger a los informadores, indicaron este martes expertos.

La efectividad del mecanismo pasa “por presupuesto, articulaciones y mejoras en el funcionamiento”, dijo el representante del Programa de Apoyo a los Derechos Humanos y la Democracia en Honduras (ProDerechos), José Manuel Ramos, en víspera del Día Mundial de la Libertad de Prensa, que se conmemora este miércoles.

“También pasa por la confianza, ya que cuando no ha funcionado en los últimos años adecuadamente el volver a generar los espacios de confianza y efectividad es un reto muy grande”, subrayó.

Ramos destacó la importancia de tener un mecanismo de protección a periodistas e insistió en que el programa de Honduras tiene “problemas de efectividad y funcionamiento”, por lo que es “necesario trabajar para que esto funcione”.

La violencia contra periodistas es una forma de censura: Conadeh

Además, se requiere “voluntad política y la participación de todos los sectores” para mejorar el mecanismo de protección a periodistas, creado en 2015 en un país donde la violencia hacia los comunicadores no para, agregó.

La libertad de prensa es un “derecho fundamental, catalizador y motor para el acceso y garantía de otros derechos humanos”, precisó el representante de ProDerechos, un programa financiado por la Unión Europea (UE).

“Lamentablemente en el contexto internacional, identificamos una serie de desafíos y hay que tener cuidado para que no se repliquen en Honduras, uno de ellos es la seguridad y amenazas que a veces existen sobre el trabajo de los comunicadores sociales y periodistas que están en primera línea y que por su ejercicio reciben estas amenazas”, explicó.

Alertó también sobre la “polarización de discursos en el escenario público o en las redes sociales y temas de discriminación”. El Sistema Nacional de Protección debe tener “acciones diferenciadas hacia periodistas y comunicadoras mujeres” frente al acoso que sufren ellas, enfatizó Ramos, quien lamentó que la labor de los camarógrafos y fotógrafos sea “invisibilizada”.

HONDURAS, PAÍS PELIGROSO PARA LA PRENSA

Según la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2022 de Reporteros Sin Fronteras (RSF), Honduras se ubica en el puesto 165 de los 180 países evaluados.

El coordinador de Proyectos regional de RSF para América Latina, Daniel Giovanaz, dijo que la carencia de recursos financieros es uno de los “principales problemas” para que el mecanismo de protección sea eficiente.

“La limitación presupuestaria es algo muy grave que impide que el Sistema de Protección cumpla sus funciones”, subrayó Giovanaz durante una alocución que fue compartida de forma virtual en un conversatorio con periodistas en Tegucigalpa.

Honduras es uno de los cinco países del mundo “más peligrosos” para los periodistas y la Ley de Protección vigente obliga al Estado “no solo a reaccionar frente a agresiones, sino a enfrentar las causas de los riesgos e implementar medidas preventivas y de combate a la impunidad”, añadió.

Según el experto de RSF, al menos 16 periodistas han sido asesinados en Honduras en la última década, crímenes que representan “solo la punta del iceberg” y apuntan a “un escenario de violencia estructural, con altos índices de impunidad”.

Los periodistas, enfatizó, también son víctimas de “amenazas, agresiones físicas, campañas de hostigamiento, desprestigio, difamación, intimidaciones”, por lo que el Estado debe “actuar antes de que se agrave el escenario”.

El Sistema Nacional de Protección tenía en enero pasado un total de 183 casos activos, de ellos 31 corresponden a periodistas y comunicadores, de acuerdo a RSF. En 2022, Honduras registró 133 violaciones a los derechos humanos, 51 de ellas presentadas por periodistas, y el asesinato de tres comunicadores, según datos de Naciones Unidas (ONU).