20/05/2024
03:28 PM

Excorporativos: 'No pedimos dictamen porque el reglamento no existía”

San Pedro Sula, Honduras.

La compra de los terrenos se hizo pensando en el bienestar de los sampedranos, porque tratar las aguas es una urgencia en la ciudad, expresaron ayer exregidores municipales, quienes a través de un informe explican el proceso de adquisición de los predios por los cuales ahora son investigados.

El Tribunal Superior de Cuentas (TSC) emitió un informe en el que concluye que las infracciones encontradas tienen indicios de responsabilidad penal.

Según el TSC, la Corporación Municipal compró terrenos sin obtener un dictamen de avalúo por la Dirección de Bienes Nacionales , adscrito a la Secretaría de Finanzas.

Pero los excorporativos han sido contundentes al señalar que no pidieron el dictamen porque no existía el reglamento cuando se compraron las tierras.

Los predios son tres y están en Chotepe, Cofradía y la Rivera Hernández. Valorados en L43.9 millones.

En el informe, los excorporativos explican que los inmuebles fueron sometidos a un proceso de negociación con los propietarios y dictaminados por la Unidad de Concesiones . Hubo varias ofertas en los tres lugares. Se adquirieron con un fideicomiso y pagados a plazos, una negociación sin intereses y a precio de contado.

La junta

Recordaron que la junta de concesiones estuvo integrada por el alcalde Juan Carlos Zúniga, los regidores Wilfredo Flores y Janeth Hernández, la directora de Concesiones, Marissa Mena, Diana Betancur en representación del Colegio de Ingenieros Civiles, Marco Tulio Ruiz y su suplente Gerardo Murillo, en representación de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (Ccic).

También conformaron la junta de concesiones el sacerdote Saturnino Senis, quien ya falleció, como comisionado municipal, Susana Prieto como miembro de la Comisión de Transparencia más la comisión de Tierras representada por el regidor Melvin Ferraro. Todos efectuaron inspecciones y conocieron el proceso, cuya compra fue aprobada por la Corporación. Los excorporativos manifiestan que es el paso número uno para que la ciudad cuente con las plantas de tratamiento y no seguir contaminando los ríos.