15/06/2024
03:36 PM

Esperan levantar los negocios de los escombros en San Pedro Sula

Propietarios de negocios medianos y pequeños desean que los bancos sean flexibles.

San Pedro Sula, Honduras.

Liliana Guerra y su familia se sacrificaron económicamente, se endeudaron y trabajaron intensamente para abrir una tienda de artículos para el cuerpo; pero el viernes pasado, con un nudo en la garganta, vieron a través de sus celulares cómo una horda de vándalos saqueaba y destruía el esfuerzo de veinte años.

Después de una semana de que los saqueadores le convirtieran la tienda Calzados San Carlos en una ruina, Guerra intenta reponerse emocionalmente para replantearse y resurgir en medio de una crisis política de la cual ella no tiene ninguna responsabilidad.

“Como toda empresa, nosotros nos endeudamos para abrir esta tienda hace tres años. Con sacrificio y esfuerzo lo logramos. Es doloroso ver cómo de la noche a la mañana quedamos sin nada”, le dijo a LA PRENSA.

Guerra regresó al local en Plaza Uno, adonde operaba la tienda, para inspeccionar las reparaciones de las puertas y paredes destruidas por los asaltantes que irrumpieron en masa y violentamente.

Foto: La Prensa

San Pedro Sula busca salir de la crisis electoral que derivó en actos de violencia y saqueos.

El día que los saqueadores se introdujeron en la tienda, ella y su esposo observaron a través de las cámaras de vigilancia cómo los saqueadores arrasaban con los zapatos y toda la mercadería que había en los estantes. Ellos llamaron a las autoridades policiales, pero no contuvieron la turba.

Los saqueadores le causaron a Guerra una pérdida de más de L500,000 (entre hurto y destrucción), sin considerar las ganancias que ha dejado de percibir en la última semana. Por culpa de ellos perdieron el trabajo dos dependientes.

“No puedo abrir la tienda porque hay una crisis política y no sabemos qué sucederá. Aunque nos den un préstamo no podríamos pagar porque lo intereses son altos. Sería un suicidio financiero”, dijo.

En Plaza Uno, los saqueadores además de golpear a Calzados San Carlos, que no estaba protegida con un seguro, afectaron a las empresas Amway, Útiles de Honduras, Farmacia Kielsa y otros negocios.

Amway, según cálculos preliminares de ejecutivos, perdió más de tres millones de lempiras por la destrucción del equipo y hurto de los productos.

Los saqueadores se llevaron varios televisores, pantallas digitales que eran usadas por los tenedores de membresías para ver los productos, unas 12 computadoras portátiles, servidores y mercadería.

El miércoles, los empleados de Amway, después de hacer la limpieza y retirar los escombros comenzaron a colocar los productos en los anaqueles y reforzar las puertas, paredes y han colocado cortinas metálicas internamente.

“Nos preocupa la situación del país. Pero estamos positivos. Esperamos que esto no vuelva a suceder. Esto es un fuerte golpe para todas las empresas afectadas”, dijo Roberto Mata, jefe de la tienda.

El viernes y madrugada del sábado, las hordas saquearon negocios de San Pedro Sula, Choloma y Villanueva, adonde también los dueños buscan las vías para reponerse.

Sabino Reyes Guzmán, propietario de la tienda Nova Moda, registra pérdidas por más de 1,800,000 lempiras por destrucción de equipo y hurto de prendas de vestir que vende en el centro de Choloma.

Guzmán, después de orar con la familia para que los saqueos no vuelvan a suceder, está surtiendo la tienda con mercadería que los proveedores le están concediendo al crédito.

Foto: La Prensa

Las empresas han reparado las puertas y paredes, también han reforzado la seguridad; sin embargo, las pérdidas económicas son daños irreparables. Muchas de ellas han reportado que los saqueadores les dañaron y destruyeron documentación.

Nova Moda, que inició operaciones en 1994 en el centro de esta ciudad, está frente a la tienda Elektra que también quedó arrasada.

“Sentimos dolor, llanto. Lo primero que hice al ver la destrucción fue pedirle al Señor. Yo sé que me voy a levantar”, dijo. “Esperamos que los bancos nos apoyen, queremos que sean flexibles”, agregó.

Guzmán paga parte de la mercadería que comercializa con tarjetas de crédito y, según él, nunca le ha fallado a los bancos.

“No queremos que los bancos nos regalen dinero, queremos que nos hagan una espera porque hemos sufrido pérdidas”, aclaró.

Solución.

La Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC) sigue calculando el monto total de las pérdidas; sin embargo, los ejecutivos preparaban documentos con peticiones para la Operadora Portuaria Centroamericana, (OPC) y al Servicio de Administración de Rentas (SAR).

Pedro Barquero, director ejecutivo de la CCIC,dijo a Diario LA PRENSA que le entregarán “una nota a la OPC para solicitarle que dispense del pago de sobreestadía a las empresas que fueron afectadas por esta situación y por los movimientos portuarios causados porque las carreteras estuvieron bloqueadas”.

“A la SAR le solicitaremos que considere varios puntos, una prórroga en la entrega de los reportes del pago de impuesto sobre venta del 10 de este mes y del impuesto sobre la renta de las personas que están sujetas a pago de cuenta en este diciembre”, dijo Barquero.

Posteriormente, la Cámara de Comercio gestionará ante el sistema bancario para lograr negociaciones sobre los pagos de los préstamos que han adquirido empresarios afectados.

“No solo los afiliados a la Cámara, les hemos abierto a todas las empresas que han resultados afectadas. Tenemos a muchas personas que no son afiliadas y las vamos a atender como si fueran afiliadas, porque es una situación especial que vive el país”, dijo.

Foto: La Prensa

Los afectados aún no saben las causas por las cuales las autoridades no intervinieron