Tegucigalpa, Honduras

Tras las publicaciones de Diario LA PRENSA que retrataron la crítica situación sanitaria y alimentaria que enfrentan los pueblos nativos por el COVID-19, la Secretaría de Desarrollo e Inclusión Social (Sedis) inició la entrega de alimentos a más de 381 familias indígenas y afrodescendientes.

La inversión realizada supera los 50 millones de lempiras y comprende la entrega de alimento a las etnias del país que fueron focalizadas a través del Programa Nacional de Alimentación Escolar.

Las autoridades explicaron que la entrega será realizada en 129 municipios de 14 departamentos, estimando una entrega de raciones de alimento equivalente a 53 días clase para 381,773 niños y niñas que asisten a 7,303 centros educativos públicos.

Sedis, en vista de la emergencia por COVID-19 y como ente rector de la política social y garante de la implementación de la política de protección social, formuló la Estrategia de Atención para los Pueblos Indígenas y Afro Hondureños (PIAH), a través de la cual se dará atención integral a los pueblos indígenas y afrodescendientes. La alimentación entregada consta, entre otros productos, de harina de maíz y trigo, arroz y aceite.

El aporte también incluye 2.2 libras de dátiles a cada niño indígena y afrohondureño, como un aporte del Programa Nacional de Alimentación Escolar (PMA), donación del Reino de Arabia Saudita.

La distribución se realiza en base a una focalización de los sectores más desposeídos y tomando en cuenta la matrícula de alumnos en los diferentes centros educativos. Por ejemplo, Santa Bárbara entregará el beneficio en 1,190 centros educativos para beneficiar a 64,564 niños, por ende, a sus familias.

En Gracias a Dios, un total de 25,282 alumnos de 347 escuelas fueron beneficiados; en Lempira, la ayuda llegará a 60,691 infantes y su familia; mientras que en La Paz serán 28,038 los menores beneficiados.