20/04/2024
10:36 AM

Unas tres mil personas padecen enfermedades consideradas raras

Al hospital Mario Rivas asisten entre cinco y diez pacientes al año a consulta por el pénfigo.

    San Pedro Sula, Honduras.

    El pénfigo es una enfermedad autoinmunitaria en la piel causada por la picadura de un mosquito, es considerada rara y en el hospital Mario Rivas se ven entre cinco y diez casos al año.

    Ayer miércoles se conmemoró el Día Mundial de las Enfermedades Raras, y el dermatólogo Cándido Mejía manifestó que en el área de su especialidad hay patologías poco comunes que afectan a la población llamadas genodermatosis.

    Explicó que en el caso del pénfigo es ocasionada por un zancudo parecido al Aedes aegypti, transmisor del dengue, chikungunya y zika.

    Esta enfermedad poco frecuente afecta entre tres y cinco personas por cada 100,000 habitantes y es diagnosticada a través de un examen físico, una biopsia y pruebas de sangre.

    “Hay pénfigo foláseo y el pénfigo vulgar, que afecta más la región de la boca, también puede afectar los órganos genitales y se caracteriza por lesiones costrosas, ampollosas diseminadas por el cuerpo. Es una alteración inmunológica que ocurre en la capa epidérmica y esto va a formar unos anticuerpos en la epidermis y da la formación de las ampollas”, explicó el especialista.

    Lo característico de los pacientes con pénfigo es que son del campo y de donde hay bastante vegetación, expresó el doctor. “Acá en el hospital Mario Rivas llegamos a tener de cinco a diez casos por año. Prácticamente, todos los pacientes vienen del área rural. Es característico de estas áreas”, aseveró Mejía.

    En Honduras, unas 3,000 personas padecen de enfermedades consideradas raras.

    Otras enfermedades

    El especialista además detalló otras enfermedades raras, entre ellas, el xeroderma pigmentoso, una enfermedad con la cual la persona ya nace y es un defecto en el ADN de la piel para protegerse del sol.

    “Esto hace que si los niños no se protegen del sol a largo plazo pueden desarrollar más fácilmente un cáncer de piel”, dijo. Doña Priscila Luna acudió ayer a consulta dermatológica en el hospital Mario Rivas con lesiones en la cavidad oral y la garganta, fue evaluada por el doctor Mejía y el diagnóstico fue pénfigo. La señora de 77 años reside en Santa Rita, Yoro, y su hija contó que lleva varios años padeciendo esta enfermedad. “Tiene llagas en la boca y la garganta, y cuando tiene los episodios tardan de seis meses a un año en sanarse; le cuesta comer”, expresó la hija de la señora.