20/06/2024
04:29 AM

En 300% se elevan costos por atrasos en la Portuaria de Honduras

Para revisar contenedores, los usuarios tienen que esperar 15 días para que se dé el pase de salida.

Los responsables de culminar la generación de divisas para Honduras y la entrada de productos que abastecen el mercado nacional ya no solo tienen que lidiar con los efectos de la lenta modernización de la Empresa Nacional Portuaria (ENP), sino con el aumento de sus gastos a niveles descomunales, los riesgos de vencimiento de los perecederos y de no cumplir los compromisos entablados en las negociaciones.

Se trata de los exportadores e importadores que resultan perjudicados por los pausados procesos de descarga de mercancías que se desarrollan en los muelles de la terminal de carga general y contenedores que fueron concesionados a la Operadora Portuaria Centroamericana (OPC).

Estos sectores se enfrascan en trámites engorrosos, falta de coordinación y de planificación de quienes ahora dirigen las operaciones.

A manera de ejemplo, si antes un trámite de desaduanaje en la ENP tomaba tres días, ahora tienen que esperar de 15 a 20 días para sacar los contenedores del puerto.

Esta situación eleva los costos para los usuarios, ya que por la demora deben pagar extra a las compañías navieras. Además, en el caso de la importación de algunos productos se corre el riesgo de desabastecimiento. El producto de mayor importación en Honduras es el combustible. Por el momento, el suministro está garantizado, pero si el problema logístico persiste en el mediano o largo plazo, podría traducirse en consecuencias más significativas.

“Tenemos un barco en la bahía esperando atracar. Lleva una semana y no hemos logrado espacio para que llegue al muelle y se haga la descarga. Las operaciones en la Portuaria son desastrosas, se corre el riesgo de no tener producto en el mercado”, dice uno de los distribuidores de petróleo.

Según Luis Larach, vicepresidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), el retraso de las operaciones eleva los costos en la ENP hasta en 300%.

Héctor Venegas, importador de fertilizantes agrícolas, confirma ese extremo. “Estimo que si con la llegada de la OPC teníamos el 100% de incremento, ahora con los costos adicionales por el retraso estamos pagando un 300% para sacar los contenedores de la portuaria. Es un retroceso; el cambio de operador ha provocado un relajo”.

¿Por qué el atraso?

Para entender mejor qué ocurre, Noé Solórzano, gerente de logística de Fertiagro, cuenta a LA PRENSA su odisea en la Portuaria para sacar 10 contenedores que llegaron a Puerto Cortés el 4 de marzo.

“En el procedimiento actual, el agente aduanero hace todo el trámite. El primer día hace el manifiesto, se lleva la póliza para que le coloquen el sello y luego va a la naviera. Ese es un trámite que dura de una a dos horas, pero cuando pasa a la OPC empieza el atraso: hay que ir primero a las oficinas que tienen afuera de la Portuaria, llega y le extienden un recibo, luego va al banco a pagar y de allí regresa a la OPC para que le otorguen una cita para revisar el contenedor”, explica.

“En nuestro caso nos la otorgaron para el 17 de marzo, o sea 13 días después, y la naviera solo nos da 14 días libres para descargar el contenedor y estamos perdiendo 13 días. Nos queda solo un día para hacer la gestión porque a partir del día 15 se debe pagar por la estadía del contenedor, 100 dólares por cada uno. En los 10 pagamos $1,000 diarios y los sacamos hasta el 21 de marzo”.

Pese a que la OPC programó la revisión para el 17 de marzo, esta no se cumplió. La concesionaria no ubicó los contenedores en el patio para revisarlos ni llegaron los oficiales de aduana ni de Senasa para el control fitosanitario. Tampoco la cuadrilla de estibadores.

“No hay una coordinación para que los encargados de revisar estén en los patios”, indica el gerente de logística.

Aduaneros se quejan

El pasado 4 de febrero, la Federación Nacional de Agentes Aduanales de Honduras (Fenaduanah) planteó a la Cámara de Comercio e Industria de Cortés (CCIC), las organizaciones y la OPC los problemas que se suscitan desde que la concesionaria tomó posesión de las actividades en el puerto.

Pese a que se esperaba la agilización de los procedimientos, la situación se complicó, asegura Carmen Cerna, agente aduanera. “La OPC y la Portuaria no se hubieran desligado tan pronto. Debió planificarse la transición para evitar todo lo que ahora ocurre. El problema es que no tienen planificación. Esta operadora no puede estar experimentando en un puerto. Están programando las revisiones 10 días después”, señala.

“Ellos echan la culpa del retraso a las aduanas. No quieren reconocer que el problema mayor son ellos. Como aduaneros estamos preocupados porque va a llegar un momento en que nos vamos a quedar de brazos cruzados”.

Entre otras consecuencias generadas por los retrasos está la pérdida de competitividad del puerto frente a otros de Centroamérica como Puerto Barrios, en Guatemala; Puerto Acajutla y Puerto La Unión, en El Salvador.

“Están haciendo tránsito a otros predios fiscales por los atrasos en la Portuaria”.

Redoblan esfuerzos

Ante las quejas de los importadores, exportadores y otros usuarios de la terminal portuaria en Puerto Cortés, LA PRENSA habló con los funcionarios de la OPC, quienes aseguran que las medidas aduaneras atrasan el proceso de revisión en el puerto.

“Las medidas aduaneras han cambiado y generan una demora inusitada, pero estamos buscando salidas del retraso”, responde Juan Corujo, gerente de la OPC en Puerto Cortés. A este problema, Corujo añade las revisiones pendientes que les dejó la ENP.

“Recibimos un lote de más de 150 revisiones pendientes que dejó la Empresa Nacional Portuaria. Luego, la aduana fue intervenida y las revisiones exhaustivas generan retrasos.

Vamos a adelantar unas 80 revisiones para normalizar la situación. Se amplió el horario para ponernos al día”, sostiene Neida Medina, gerente de atención al cliente de OPC.

Los exportadores, importadores y navieras se reunirán hoy en la CCIC, en San Pedro Sula, para definir el cobro de almacenaje por contenedor como consecuencia de los atrasos en la Portuaria.