27/11/2022
11:24 AM

Más noticias

El 98% de las quemaduras en los niños se da por puro descuido

La sopa de vaso o instantánea es la causa más frecuente. El resto de los accidentes de menores quemados ha sido por pólvora.

San Pedro Sula, Honduras.

Aunque la pólvora representa un serio peligro para los niños en esta temporada, los líquidos calientes son los que provocan la mayor cantidad de quemaduras en infantes.

El 98% de las veces ocurre por descuido de los padres o cuidadores de los menores, mientras un 2% de los casos se da por explosión de pólvora.

Esta diferencia refleja que las constantes campañas contra el uso de detonantes en la temporada navideña han tenido buenos resultados.

Vilma Díaz, directora ejecutiva de la Fundación Ruth Paz, explicó que muchas veces la extrema pobreza influye en las quemaduras. “Hemos tenido casos de niños que se quemaron porque viven en un cuartito con el tanque de gas o la estufa al par de la cama o niños que pasan solos”.

Increíblemente, las llamadas sopas de vaso son las principales causantes de quemaduras en los infantes, seguidas por leche hirviendo, café, agua y, en el peor de los casos, aceite caliente.

Incremento

Con la llegada de la época navideña tienden a incrementarse los casos de niños con quemaduras. Por lo general, entre cero y cuatro años de edad.

Esto suele pasar porque se cocina con más frecuencia y en grandes cantidades; incluso en el Ruth Paz se atendieron niños con graves quemaduras porque les cayó encima una olla con masa para tamales. Es por eso que hacen un llamado a las familias a prestar más atención a los niños y si es posible no permitir el ingreso de ellos a la cocina.

Helen Sánchez, encargada de mercadeo de la Fundación, dijo que a pesar de que la unidad de niños quemados dejó de funcionar hace más de un año por falta de fondos, siempre que les llega un caso lo remiten al Mario Rivas para darle cuidados y la fundación se encarga de la gestión para buscar patrocinadores y que estos niños puedan ser intervenidos y llevados al extranjero, si es necesario.

Al Mario Rivas llegan cada semana entre cuatro y ocho infantes con quemaduras provocadas por líquidos. En 2013 se atendió a ocho menores y tres adultos quemados por pólvora.