11/04/2024
02:25 PM

EE UU ha acorralado a tres expresidentes de Honduras

Desde 1982, EE UU ha revocado la visa a tres exmandatarios hondureños. Dos fueron solicitados en extradición.

San Pedro Sula, Honduras.

El expresidente Juan Orlando Hernández es el segundo exmandatario solicitado para ser juzgado por la justicia estadounidense y el tercero al que le revocan la visa por estar involucrado en actos de corrupción o vinculado con el narcotráfico, según fiscales de esa nación.

La solicitud de extradición de Hernández no es la única que se ha recibido contra una persona que ostentó el máximo cargo en Honduras, pero sí la primera que se concretó desde el país.

Desde el retorno a la era democrática, en 1982, los expresidentes Rafael Leonardo Callejas (1990-1994), Porfirio Lobo Sosa (2010-2014) y Juan Orlando Hernández (2014-2022), los tres del Partido Nacional, fueron sancionados con esa medida, pero solo el primero y el último entraron en la lista de extraditables.

Investigaciones

En septiembre de 2006, el embajador de EE UU en Honduras, Charles Ford, comunicó que a Callejas se le había cancelado la visa aplicándole la sección 212 F de la Ley Migratoria de ese país, la cual provee la autoridad para negar la entrada a personas por corrupción.

Nueve años después, en 2015, el expresidente se entregó a la justicia estadounidense luego de recibir la solicitud de extradición de una Fiscalía de Nueva York tras aparecer en un listado de 16 personas involucradas en el “FIFAgate”.

Tras declararse culpable, el exmandatario falleció en 2020 esperando su sentencia.

El caso de Porfirio Lobo Sosa no ha pasado de momento de los señalamientos, ya que la Fiscalía de Estados Unidos públicamente no ha emitido una acusación.

Lobo Sosa, quien tiene a un hijo pagando condena por narcotráfico en esa nación, fue incluido en la Lista Engel, un registro sobre funcionarios y políticos centroamericanos involucrados en actos de corrupción.

El exmandatario reveló en 2019 que dos años atrás le habían revocado su visa, mientras que Antony Blinken, secretario de Estado de esa nación, dijo que Lobo Sosa aceptó sobornos de los Cachiros y cometió “actos de corrupción que socavaron la estabilidad de las instituciones democráticas”.

El exgobernante, al igual que Manuel Zelaya Rosales, esposo de la presidenta Xiomara Castro, fueron mencionados por excapos de la droga de recibir sobornos, señalamientos que hasta la fecha niegan.