Tegucigalpa, Honduras.

Su captura era solo cuestión de tiempo. Hace once años logró evadir la justicia al ser detenido en posesión de armas prohibidas; pero ahora es un recluso que podría ser extraditado a Estados Unidos por delitos ligados al narcotráfico.

Según fuentes de Inteligencia, Héctor Emilio Fernández Valle era uno de los capos de la droga que también operaba en el departamento de Copán en contubernio con el cartel de los Valle.

Según Estados Unidos, toda la estructura del cartel de los Valle trabajaba en conjunto con el Cartel de Sinaloa, México, a cargo del ya capturado Joaquín “Chapo” Guzmán.

El Espíritu es una aldea de apenas tres mil habitantes, ubicada a 15 kilómetros de La Entrada, Copán, y tiene conexión con varios puntos ciegos que conducen a Guatemala.

La aldea es considerada el centro desde donde opera el crimen organizado en el corredor norte del departamento de Copán.

En el 2013, El Espíritu se hizo famoso por las informaciones que llegaron procedentes de México en torno a que en este pueblo del occidente de Honduras se refugiaba Joaquín “El Chapo” Guzmán, jefe del cartel de Sinaloa.

Foto: La Prensa



“Don H” a la capital

Una vez que el emporio de los Valle se fue desarticulando con las operaciones montadas por elementos de la Policía Nacional, Ministerio Público y la Agencia de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA), Fernández se refugió en la zona norte de Tegucigalpa, El Hatillo, una región boscosa en la que podía disfrutar de los verdes pinares como en su natal Copán.

Fernández intentó escapar, pero no contaba con que ya había en su contra toda una operación de inteligencia que les daba seguimiento a las huellas que había dejado en el camino.

El presunto narcotraficante hondureño viajó a la capital con varios familiares, en donde alquiló una lujosa mansión en medio de un bosque de pino que refresca el complejo habitacional, el cual cuenta con seguridad privada que lleva un registro de las personas que visitan a los residentes del lugar.

Los agentes de inteligencia rastrearon la zona y la noche del lunes lograron identificar y confirmar que Don H estaba en la vivienda, por lo que de inmediato dieron la alerta y movilizaron a más de una decena de elementos Tigres.

En horas de la madrugada, los moteados se ubicaron en zonas específicas y estratégicas y donde montaron vigilancia, y a las 6:00 am del martes recibieron la orden de las máximas autoridades de la Policía Nacional para que procedieran a la captura del extraditable.

Al momento de ingresar a la vivienda se encontraban otros familiares de Fernández, a quienes se les explicó el motivo de la captura. Unos minutos más tarde se presentó Ramón Sabillón, director de la Policía, quien confirmó la captura y ordenó el trasladó al centro de detención del Escuadrón Cobras.

“Ayer (miércoles), cuando lo llevaban para los juzgados, llevaba los ojos llorosos y al preguntarle qué le pasaba, dijo que lloraba de la cólera”, comentó un agente.