Redacción.

'María es la madre de Dios, ella es una intercesora entre nosotros y Jesús, ella pide al hijo y el hijo intercede al Padre', dice el padre Jaime Matheu cuando le preguntan sobre los milagros de la Virgen de Suyapa, la patrona de Honduras, que este 3 de febrero recibe a miles de católicos peregrinos.

'La mamá tiene mucha fuerza por el amor que tiene hacia nosotros entonces lo que una madre pide a su hijo este se lo va a conceder. El milagro de las Bodas de Canaá, hijo hace falta vino, entonces ella le dice hagan lo que él les diga', apuntó Matheu.

Y es precisamente en este pasaje del capítulo 2 del evangelio de San Juan en que el dogma mariano cobra mayor fuerza para la Iglesia: 'Mujer, aún no ha llegado mi hora', y ella le responde: 'Hagan lo que él le diga'. Entonces Jesús obra su primer milagro y convierte unos jarrones con agua en vino salvando así el honor de unos recién casados.

Entonces la Virgen María es la de mediadora entre nosotros y Jesús, quien es el único que puede interceder ante Dios Padre por nosotros, y acudimos a ella porque Jesús siempre la escucha, tal y como se relata en varios pasajes de la Biblia.

Pedir como un hijo.

Este 3 de frebrero, los hondureños celebrarán el 271 aniversario del hallazgo de la imagen de Santa María en la advocación de Suyapa, una verdadera fiesta nacional en la que miles de peregrinos llegan a la Basílica Menor de Suyapa para pedirle a ella algunos favores.

Por supuesto que algunos fieles se confunden y creen que la Virgen por sí misma hará el milagro, sin embargo, el padre Matheu recomienda tomar en cuenta que ella es solamente una intercesora entre nosotros y Jesús por lo tanto debemos pedirle su gracia como se lo pediríamos a nuestra madre.

'Debemos de pedirle como un hijo pide a su mamá un favor', señaló el líder de la parroquia Santa Cruz de Baracoa.