Tegucigalpa, Honduras.

Auto de formal procesamiento con prisión preventiva dictó ayer un juez con jurisdicción nacional al exsubcomisario de policía Juan Francisco Sosa.

La audiencia inicial se desarrolló por más de 12 horas en el Fuerte General Cabañas, en la aldea El Ocotal, de Comayagüela.

Posteriormente Sosa fue enviado fuertemente custodiado hasta las celdas del Primer Batallón de Infantería en ese mismo sector.

El exagente policial está siendo acusado por el Ministerio Público por almacenamiento ilegal de armas de fuego y municiones, atentado, desobediencia a las autoridades judiciales y policiales.

El Código Penal establece que quien desobedezca una acción judicial negándose a dar cumplimiento a sentencias, resoluciones u ordenes dictadas dentro de los límites de su competencia será sancionado con una pena de uno a tres años de reclusión.

Asimismo, por el delito de atentado establece un año de reclusión. Por almacenamiento de armas y municiones, las penas son sancionadas con ocho a 10 años de prisión. La semana anterior, Sosa se atrincheró en su vivienda en la colonia Santa María, de Tegucigalpa, para impedir que los elementos policiales y militares le aseguraran su vivienda.