19/02/2024
09:54 PM

Despiden a 530 empleados de Hondutel en Tegucigalpa

  • 05 febrero 2015 /

Autoridades de la empresa sostienen que cancelación de personal se tomó porque persiste la crisis financiera.

Tegucigalpa, Honduras.

La sorpresa ayer para 530 funcionarios y empleados permanentes de Hondutel fue encontrar listos sus acuerdos de cancelación.

Este personal llegó temprano a la estatal para reintegrarse a sus puestos de trabajo, después de haber cumplido una suspensión de labores por 120 días sin goce de sueldo.

Las instalaciones de la estatal de telecomunicaciones amanecieron con policías y militares, quienes controlaron el ingreso de aquellos trabajadores que estaban renuentes a aceptar su despido.

Los sobres con la notificación de despido fueron entregados en el edificio que se ubica en el bulevar Centroamérica, adonde se habilitó una mesa con sillas, bajo una carpa para atenderlos.

Crisis

La mayoría de los funcionarios y empleados despedidos calificaron esta acción de arbitraria, por lo que procederán a entablar demandas legales calculadas en 600 millones de lempiras.

Para verificar la legalidad o no de la cancelación de los contratos de trabajo, las autoridades del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Hondureña de Telecomunicaciones solicitaron a la Secretaría de Trabajo la presencia de inspectores, quienes llegaron al lugar para escuchar las versiones de las partes en conflicto.

De acuerdo con las notas de despidos firmadas por el gerente de la estatal de telecomunicaciones, Jesús Mejía, aún persisten la crisis económica y las dificultades financieras, encontrándose en escenarios de mayor complejidad por la reducción presupuestaria para el período fiscal 2015 y a las escasas posibilidades de revertir la deficitaria recaudación de ingresos por la vía de la facturación, lo que causa una grave iliquidez en Hondutel.

El presupuesto aprobado en el período 2014-2015 se redujo de 2,726.5 a 2,150.7 millones de lempiras, o sea, 578.5 millones menos.

A partir de febrero del año pasado, las autoridades anunciaron un plan de retiro voluntario, mientras que en septiembre se tomó la decisión de suspender casi 700 empleados, cantidad que al final se redujo porque muchos ganaron el reintegro por violaciones al Código de Trabajo y al contrato colectivo.