Tegucigalpa, Honduras.

El designado presidencial Ricardo Álvarez propuso ayer la descentralización de la retención que se le hace actualmente a los caficultores del país para que sea manejado por los municipios.

Álvarez sugirió que cada municipio lleve un control de los quintales, según el café producido, y que se nombre una junta de productores electa en asamblea para su respectiva supervisión.

Es decir, que cada junta de productores reciba la retención con base en lo exportado y no se maneje desde Tegucigalpa, como se ha venido haciendo en los últimos años.

La nueva propuesta también es avalada por algunos jóvenes cafetaleros del interior, conforme manifestó Álvarez, y lo que se busca con la iniciativa es que haya un alivio económico a los productores del aromático.

Campaña

Álvarez expresó que recientemente ha recibido informes donde se señalan ataques directos en su contra con el objetivo de detener sus acciones en apoyo al sector cafetalero, catalogando dicha acción como un “asunto personal“.

“Responsabilizo directamente a quienes presiden estas instituciones por la embestida que preparan en mi contra, a ellos les digo que aunque lo hagan seré la voz de los productores de tierra adentro que no han tenido voz. Mi único interés es como servidor público, en mi cargo como vicepresidente, apoyar a sectores como el del café”, añadió el alto funcionario.

También hizo alusión a las condiciones paupérrimas en que se encuentran las carreteras de acceso a las fincas cafetaleras, asunto que ha generado malestar por años, por ello arguyó que hay que hacer una revisión de la manera en que se manejan los recursos del Fondo Cafetero.