14/04/2024
08:43 PM

Cultura, religión y mucha diversión en zona central

Tegucigalpa, Honduras.

Desde las encantadoras montañas de Valle de Ángeles hasta las divinas puestas de sol en el Lago de Yojoa, los hondureños y extranjeros que visitan la zona central del país tienen la oportunidad de disfrutar del turismo religioso y los deportes extremos en estas vacaciones de Semana Santa.

Los cafés, las comidas típicas y artesanías que se pueden disfrutar en Valle de Ángeles, pasando por Santa Lucía, a unos 20 minutos de Tegucigalpa, son la opción de los capitalinos que se quedan en la ciudad y de los visitantes.

A una hora de la capital se llega a la antigua capital del país, la antañona Comayagua, revestida de cultura y religiosidad, referencia en la elaboración de alfombras de aserrín en Semana Santa.

En los últimos años, Tegucigalpa ya no pasa desolada durante las vacaciones, por lo que los capitalinos visitan los poblados más cercanos, a solo unos minutos de la ciudad.

“Estamos inmiscuidos en todas las actividades que se celebrarán en la capital, principalmente el Viernes Santo, cuando hay más visitas al casco histórico”, manifestó el regidor de la alcaldía del Distrito Central, Rafael Barahona.

En seguridad, el regidor aseguró que la Policía Municipal laborará toda la Semana Santa para resguardar la ciudad.

Preparados

En Comayagua, las autoridades locales trabajan muy fuerte, pues esperan más de 50,000 visitantes nacionales y extranjeros, quienes podrán disfrutar de las alfombras, los museos con exposiciones relacionadas con las celebraciones y las tradicionales procesiones religiosas.

La ciudad colonial ofrece turismo cultural y ecológico. El Parque de la Soledad tiene gran variedad de plantas de todo el mundo y tiene las dimensiones de Lancetilla, en Tela. La antañona ciudad cuenta con sitios de diversión como el parque acuático Dinosaurios, que ofrece variedad de piscinas.

Foto: La Prensa

En estas vacaciones de Semana Santa, el arte colonial de la primera capital de Honduras, Comayagua, espera a los turistas.
En estas vacaciones de verano, Siguatepeque también posee muchas opciones: naturaleza, balnearios, hoteles de montaña, gastronomía, centros recreativos, ríos, montañas, bosques, jardines botánicos y deportes extremos.

El Lago de Yojoa tiene un área de 43,600 hectáreas con una longitud de 16 kilómetros y 28 metros de profundidad y es otra gran alternativa para divertirse.

Además de apreciar un paisaje sin igual e ir a balnearios de agua fresca y cristalina, podrá disfrutar del tradicional pescado frito con encurtido y tajadas de plátano.

Foto: La Prensa

En el Lago de Yojoa se pueden practicar deportes acuáticos y disfrutar de las múltiples atracciones de su entorno.