15/06/2024
04:43 PM

Costa Rica y Nicaragua se recuperan tras el paso de Alma

Las condiciones del clima mejoraron desde el viernes en el Pacífico costarricense, pero aún están albergadas mil 843 personas y centenares de viviendas permanecen anegadas tras el paso de la tormenta tropical Alma, informó ayer sábado la Comisión Nacional de Emergencias, CNE.

    Las condiciones del clima mejoraron desde el viernes en el Pacífico costarricense, pero aún están albergadas mil 843 personas y centenares de viviendas permanecen anegadas tras el paso de la tormenta tropical Alma, informó ayer sábado la Comisión Nacional de Emergencias, CNE.

    Las comunidades más afectadas son Quepos, Parrita, Puntarenas y Pérez Zeledón, en la zona central del Pacífico, donde la CNE y autoridades locales tratan de restablecer los servicios básicos de electricidad, agua potable y telecomunicaciones.

    Unas mil 843 personas permanecen aún en 27 albergues y los afectados directos por el fenómeno climatológico suman unos 5 mil 400, según el director de la CNE, Daniel Gallardo.

    Según el reporte oficial, mil 80 viviendas resultaron afectadas, mientras que unos 100 puentes y 51 tramos de carretera sufrieron daños de diversa magnitud.

    Las instituciones de servicio público reportaron que ya se ha restablecido la electricidad, el suministro de agua potable y las telecomunicaciones en la mayoría de los centros poblados en los que se habían interrumpido por efecto de la tormenta.

    Nicaragua

    Las autoridades nicaragüenses reportaron que más de 6 mil 400 personas fueron afectadas por las lluvias e inundaciones ocasionadas recientemente por la tormenta tropical Alma y el gobierno estadounidense donó 50 mil dólares para mitigar los daños.

    La embajada de Estados Unidos informó ayer en un comunicado sobre la donación y el arribo de un equipo de la Oficina de Asistencia para Desastres 'para que se desplace inmediatamente a las áreas afectadas en León, Chinandega y Managua para evaluar los daños'.

    Un informe de la Defensa Civil señaló que 6 mil 410 personas sufrieron los efectos del meteoro que golpeó la costa pacífica de Nicaragua el jueves y dos murieron electrocutados en incidentes desencadenados por vientos y lluvias.

    Alma fue la primera tormenta tropical de la temporada en el Pacífico y también afectó a Costa Rica y Honduras, principalmente.

    Pérdidas

    Los daños en la infraestructura vial y la agricultura no han sido cuantificados, pero en el noroeste la tormenta tropical destruyó 117 casas, destechó otras mil 45 y 222 fueron anegadas, según un comunicado oficial.

    El informe precisó que hasta el viernes estuvieron 'mil 247 familias en 46 centros de albergue, escuelas o en casas de familiares'.

    La distribuidora española de electricidad Unión Fenosa reportó la caída de 116 postes del tendido y más de 2 mil 500 árboles que dañaron el suministro de 110 mil clientes de Chinandega y León. Estimó que el restablecimiento del servicio duraría 48 horas.

    Seguimiento

    La embajada estadounidense dijo que 'se seguirá monitoreando la situación y trabajando de cerca con el Sistema Nacional de Prevención y Atención de Desastres, Sinapred, y los organismos no gubernamentales nacionales e internacionales para proveer asistencia humanitaria a todas las familias afectadas'.

    Las autoridades están distribuyendo ropa, víveres y agua potable a los centenares de afectados. Se cree que el número de damnificados aumentará.<

    Siete muertos por alud de tierra

    Bogotá. A siete se elevó el número de muertos por un alud de tierra que ayer afectó a 20 viviendas de un humilde barrio de la ciudad colombiana de Medellín, donde se teme que aún estén sepultadas unas 13 personas, informaron las autoridades.

    El alcalde de Medellín, Alfonso Salazar, dijo a periodistas en el lugar que la remoción de la avalancha que sepultó varias viviendas y destruyó parcialmente otras demorará unos tres días porque las condiciones del terreno no permiten que palas mecánicas lleguen hasta el punto de la tragedia.

    El alud de tierra se vino sobre varias viviendas enclavadas en la ladera de una de las montañas que rodean a Medellín, donde se ubican grandes barriadas marginales de esta ciudad.

    Miembros de la Defensa Civil, la Cruz Roja, los bomberos y los mismos habitantes de la deprimida barriada con sus manos y palas trabajaban intensamente para ubicar a los 13 desaparecidos, según un estimado de los propios damnificados.<