San Pedro Sula, Honduras.

La Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic) ya identificó las rutas y la forma en que la Mara Salvatrucha (MS) realizaba el procesamiento y trasiego de droga tanto en el país como en el extranjero.

Las autoridades implicadas en la Operación Avalancha explicaron que las primeras investigaciones les permitieron identificar los bienes, tener las pruebas científicas, hacer las intervenciones telefónicas, vigilancias controladas, conocer los movimientos bancarios y ahora establecer el modo de obrar de esta organización delictiva en el mundo del narcotráfico.

“El hallazgo de las caletas en dos furgones en el plantel de Inversiones Delca nos dio los primeros visos de lo que intuíamos de las operaciones de la MS.

Los depósitos en los laterales de las unidades de transporte denota que cuidadosamente colocaban la droga en paquetes y era el lugar ideal también para trasladar el dinero sin ser detectado”, explicó uno de los investigadores de la Atic.

Las indagaciones establecen que desde 2013 la MS diseñó dos rutas para sacar la droga del país rumbo a Guatemala.

Foto: La Prensa



“La más recurrente siempre fue la de Corinto (frontera en Omoa), pero cuando sus operaciones se veían amenazadas en este sector por presencia policial, los miembros de la mara ponían en marcha el plan B, utilizando la frontera de Agua Caliente, Ocotepeque, ya sea por puntos legales o “ciegos”.

En Guatemala había lugares de descarga que fueron detectados por las autoridades. “Dejaban droga en Puerto Barrios y Zacapa para llegar hasta Tecún Umán, en la frontera de Guatemala con México, esto cuando utilizaban como punto de salida la frontera de Corinto. Pero cuando la carga debía salir por Agua Caliente, los puntos de parada de la MS eran Chiquimula, Zacapa y Los Amates”, explicó el investigador.

Las “caletas”

La existencia de caletas en dos rastras aseguradas la semana anterior es un indicativo de que las unidades, además del transporte legal de mercaderías, eran utilizadas para el trasiego de droga y dinero.

Caleta encontrada en una de las rastras aseguradas a la Mara Salvatrucha.
“Realizamos inspecciones minuciosas rastra por rastra, furgón por furgón, y fue cuando encontramos un depósito que era usado para transportar droga y dinero en forma oculta. En la primera que hallamos calculamos que se pudo haber transportado una suma de 50 millones de dólares porque era grande”, expresó Ricardo Castro, director de la Atic.

Asimismo, el funcionario informó que la otra caleta encontrada en la segunda rastra era más grande que la anterior y estaba estratégicamente colocada, hasta el punto que solo podía ser detectada por medio de rayos gamma.

Foto: La Prensa

Procesaban droga

El hallazgo del Laboratorio Químicos La Mochez, S. de R.L. de C.V., en la colonia Luisiana de San Pedro Sula, siempre en la Operación Avalancha, les da la certeza a los agentes de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN) que la MS procesaba droga.

“Algunas de las sustancias que se encontraron en el establecimiento son utilizadas para el procesamiento de clorhidrato de cocaína.

“En el lugar no se hallaron microondas, prensas ni marcianos, que son algunos de los aparatos con que cuentan los narcolaboratorios. Tampoco pasta de coca al momento de allanar el local, pero los perros entrenados por la DLCN dieron la alerta, por lo cual se analiza cada evidencia para concluir qué tipo de droga y cuánta cantidad pudo llegar a procesarse”, detalló uno de los investigadores.

Los materiales encontrados en el laboratorio.
“Todo apunta a que en este laboratorio se daba la producción de crack en blíster (droga empaquetada como pastillas). Además, realizaban un procesamiento para cortar los kilos de cocaína, a los que le hacían mezclas con otras sustancias para aumentar su producción con baja calidad”, añadió.

Las autoridades informaron que el laboratorio estaba legalmente constituido y que su operación facilitaba el envío de precursores para el procesamiento de droga sintética.