19/04/2024
01:33 PM

Conforman la sala “ad hoc” para resolver amparo de Juan Orlando Hernández

  • 04 abril 2022 /

Debería de dar trámite al recurso de amparo interpuesto por la defensa

Tegucigalpa

Después que la Corte Suprema de Justicia conformara ayer la Sala Constitucional ad hoc, esta deberá conocer y resolver el recurso de amparo presentado por la defensa legal del expresidente Juan Orlando Hernández Alvarado.

Sin revelar sus nombres, desde la Corte informaron que los integrantes de esta sala ya fueron notificados de la labor que deberán desempeñar.Esta sala estará integrada por magistrados de las diferentes cortes de apelaciones.

A pesar de la decisión adoptada ayer, el proceso de extradición del exmandatario está empantanado producto de la tramitología en el Poder Judicial, situación que ha retrasado su salida hacia Estados Unidos.

49

días lleva detenido el expresidente Juan Orlando Hernández en las instalaciones de la Dirección Nacional de Fuerzas Especiales de la Policía.

Aunque los dos procedimientos, tanto el de finiquitar el recurso de apelación como el de darle trámite al amparo interpuesto por la defensa del exmandatario, pueden realizarse de forma alterna, ninguno de los dos ha avanzado expeditamente.

Melvin Duarte, portavoz del Poder Judicial, explicó que “en razón de lo que fue resuelto por el pleno de magistrados (el 28 de marzo de 2022) se nombró a un magistrado de los participantes para trabajar la sentencia, y eso es lo que aún está en desarrollo”.

Una vez que esta sentencia sea concluida, la Corte Suprema remitirá los antecedentes a la Secretaría de Seguridad para que proceda a realizar las gestiones de entrega del exmandatario a los agentes de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos.

El expresidente Hernández se encuentra recluido en un recinto policial de Tegucigalpa desde el día de su detención el 15 de febrero. Tanto un juez de primera instancia y la Corte de Apelaciones dieron luz verde a la extradición de Hernández por presuntos vínculos con el narcotráfico.

Tres abogados estadounidenses, entre ellos dos exfiscales, lo estarían defendiendo en Nueva York.