Tegucigalpa, Honduras.

La Conferencia Episcopal de Honduras (CEH) llamó al Consejo Nacional Electoral (CNE) a que se realice el trabajo necesario para que no queden dudas en los resultados de las elecciones generales.

A través de un comunicado expresaron preocupación por las denuncias de presuntas actas adulteradas en el nivel electivo de diputados.

“Con mucho pesar y sincera preocupación hemos visto cómo en los últimos días se han levantado innumerables voces, señalando que se ha efectuado un fraude en estos niveles electivos. Por esta razón, hacemos un llamado a los entes responsables a prestar la debida atención a estos reclamos y a resolverlos de manera expedita y en base a la ley. Por el bien de nuestro país, no pueden quedar dudas sobre la transparencia en el recuento de los votos y el respeto de la decisión de los votantes”, detalla el comunicado.

Además lea: Recuento voto por voto exigen en el nivel electivo de diputados

Señalaron que la Iglesia ha apoyado siempre el justo desarrollo de los pueblos, cimentado sobre la base sólida de los valores fundamentales de cada persona y de la sociedad.

“Por eso, nos sumamos a aquellos aspectos que la señora Xiomara ha señalado como prioridades de su gobierno y que nosotros también primamos como la erradicación de la pobreza, la lucha contra la impunidad, la generación de empleos, la dignificación del sistema de salud y de educación”.

Agregaron que el diálogo debe ser una característica crucial para el próximo gobierno, así como la reconciliación y la acción.

Además, felicitaron a la población que salió a votar y ejerció su derecho. “Reconocemos y aplaudimos el valor, la madurez y el compromiso de la población expresados el domingo 28 de noviembre. En el conteo oficial de votos, el resultado ha favorecido a la señora Iris Xiomara Castro Sarmiento y es evidente que la voluntad de las mayorías se ha expresado a favor de un proyecto de nación”.

El mensaje concluye con el anhelo de que los próximos cuatro años, representen para los hondureños un tiempo de nuevas oportunidades, y gocen de sus legítimos derechos.

De igual manera que las autoridades electas tengan la capacidad de proyectar a Honduras hacia un futuro próspero y de bienestar integral para todos, en especial para los más pobres, con planes a corto, a mediano y a largo plazo.