Más noticias

Chikungunya impacta en la fuerza laboral de Honduras

Representantes del sector maquilador afirman que algunas empresas textiles de la zona norte tienen de 15 a 20 empleados enfermos.

San Pedro Sula, Honduras.

Solo seis departamentos de Honduras no presentan casos de chikungunya. El brote se amplía de forma progresiva en todo el territorio nacional, sobre todo en Valle y Choluteca, seguido de Francisco Morazán y el Valle de Sula.

Según Salud Pública, al cierre de 2014 se contaron más de 5,100 casos sospechosos en todo el país.

De esa cifra, solo 14 fueron confirmados por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC en Atlanta, Estados Unidos).

Sin embargo, los médicos especialistas que están pendientes de los pacientes que llegan a los principales centros hospitalarios aseguran que por su cuadro clínico se trata de chikungunya.

La preocupación llega también a la industria, sobre todo al sector maquilador. En el país hay 262 maquilas, de las que 239 están en el Valle de Sula, específicamente en Choloma, Villanueva y San Pedro Sula.

Los jefes de recursos humanos de algunas de las empresas textiles de la zona norte reportan que tienen un promedio diarios de 15 a 20 empleados incapacitados que presentan síntomas de chikungunya, lo que requiere de acciones inmediatas para evitar el impacto negativo.

$!Foto: La Prensa

El rash o alergia en la piel es pronunciada en las personas que tienen chikungunya.
Orlando Ventura, coordinador regional del sistema médico de empresa del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) en San Pedro Sula, indica que solo en esta semana recibieron entre 600 y 800 personas con fiebre, de los que 100 pueden -desde el punto de vista clínico- confirmarse como chikungunya.

“Aunque su nexo epidemiológico y sintomatología indique la presencia de la enfermedad, estamos obligados a esperar los resultados del laboratorio que hace los análisis en el extranjero”, refiere en un tono más reservado.

El 70% de esos pacientes que se atendieron trabajan en la maquila.

Efectos

Representantes del sector industrial en mención tuvieron ayer una reunión para alertar sobre la incidencia de la enfermedad.

Las repercusiones en el ámbito laboral son considerables para el trabajador y la empresa. Las incapacidades pueden abarcar los tres días o alcanzar los 90 en situaciones crónicas,

Lo anterior implica pérdidas en la producción para la compañía, el incremento en pago de incapacidades para el Estado y sobre todo lesiones permanentes para el empleado que afectan su actividad.

Los epidemiólogos explican que el aumento de casos se dio después del feriado de diciembre porque las personas viajaron a su lugar de origen y es probable que hayan adquirido el virus.

“Durante los últimos meses de 2014 solo un 4% de los pacientes que llegaban al Seguro tenían fiebre, pero desde el primero de enero en adelante se incrementaron a 25% y todos con señales de tener chikungunya”, indica Julia María Gonzales, epidemióloga del Seguro Social de San Pedro Sula.

Mayor incidencia

La especialista agrega que en la capital industrial y en Choloma no se pueden definir los sectores más afectados con el brote porque llegan de todos los barrios y colonias, pero en el caso de Villanueva ya se identificó a Dos Caminos como el área con más casos reportados.

Livys Cubero, gerente de recursos humanos de Génesis Apparel, señala que varios trabajadores están enfermos.

“Hay unos 20 casos con sospechas de chikungunya más 16 que están en estudio. Afecta porque somos un sector que depende mucho de la producción diaria y de las metas y compromisos que se tienen establecidos con clientes en el exterior”.

“Se corre el riesgo que la chikungunya nos deje empleados incapacitados. En la maquila el colaborador trabaja con maquinaria que debe operar. Si tiene afectado el brazo o un pie, de forma automática daña su proceso productivo e ingreso económico”, advierte.

Tesla Callejas, directora de comunicaciones de la Asociación Hondureña de Maquiladores (AHM), dice que hay que prestar atención porque además afecta a la economía familiar. Hay que comprar medicamentos y mejorar la alimentación.

Solo al IHSS de San Pedro Sula llegaron hace dos días unas 250 personas. En tanto, al hospital Mario Catarino Rivas llegaron más de 40.