Tegucigalpa, Honduras.

La población privada de libertad de al menos ocho centros penitenciarios ya recibió la primera dosis de la vacuna contra el covid-19, de acuerdo con lo informado por el Instituto Nacional Penitenciario (INP) y la Secretaría de Salud.

Las autoridades penitenciarias indicaron que las jornadas de inoculación continuarán en los próximos días y que será precisamente a través de las regiones sanitarias como vacunarán a toda la población penitenciaria a nivel nacional, proceso que inició con las personas mayores de 50 años, con enfermedades crónicas o con discapacidad.

Informaron que los presos que han vacunado hasta ahora pertenecen a los centros de Comayagua, Ocotepeque, Nacaome, Valle; Olanchito, Yoro; La Paz, La Paz; Trujillo, Colón; Santa Rosa de Copán, Copán. El jueves y viernes se comenzó a vacunar a las personas privadas de libertad de la cárcel de Támara, El Porvenir “Siria' y la Penitenciaria Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS) en Francisco Morazán.

Lea: Onda tropical dejará lluvias y chubascos en Honduras durante 48 horas

En el caso de Támara, la jornada inició con la vacunación de 915 internos y en los próximos días se continuará con la actividad hasta inocular a los 5,810 privados de libertad.

Respecto a la penitenciaria femenina se indicó que entre el viernes y sábado se logró vacunar a las 932 mujeres privadas de libertad, priorizando a las mayores de 50 años, pacientes con enfermedades crónicas y con discapacidad.

Bessy Ávila, jefe de la unidad de salud de la cárcel de mujeres, mencionó que 'es de suma importancia vacunar a las privadas de libertad, tomando en cuenta que algunas de ellas están con sus hijos y otras en estado de embarazo'.

Además: Ratifican paro de transporte en Honduras para este lunes

Por su parte, una de las internas manifestó estar muy content por la aplicación de la vacuna, ya que 'creíamos que porque estamos aquí no íbamos a poder tener ese derecho de poder ser inoculadas contra el virus'.

Otra reclusa pidió a la población que 'no se preocupen por la aplicación de las vacunas, creo que es lo mejor y creo que si Dios pone en el corazón de las personas, es porque va a mandar algo bueno, no algo malo'.