15/07/2024
05:39 AM

Candidatos reprobaron el polígrafo, pero prueba no era concluyente

  • 21 enero 2016 /

Tegucigalpa, Honduras.

El representante de la sociedad civil ante la Junta Nominadora, Jorge Machado, confirmó ayer que varios de los 45 candidatos a magistrados salieron reprobados en el polígrafo; no obstante, aclaró que los resultados no fueron tomados como concluyentes al momento de aplicar la evaluación y otorgar la nota final a los seleccionados.

Por medio de fuentes legislativas, LA PRENSA tuvo acceso exclusivo al documento oficial que contiene los resultados de las cuatro pruebas aplicadas a los 45 aspirantes, en este caso, la sicométrica, polígrafo, médica o toxicológica y patrimonial.

Los resultados revelaron que en el examen en que tuvieron mayores problemas los evaluados fue en el del polígrafo, en vista que este indicó que solo 12 lo pasaron satisfactoriamente, 18 faltaron a la verdad y 15 dieron resultados no concluyentes y sujetos a manipulación.

Consultado sobre esa situación, el representante de la sociedad civil explicó que la prueba del polígrafo mide los altibajos en la respuesta del evaluado y algunas veces ocurrió que la persona entró en una situación de nerviosismo y eso provocó la alteraciones en los resultados.

En ese sentido, los altibajos indicaron una evaluación como que la persona faltó a la verdad o que la prueba no era concluyente.

Por lo anterior, en el informe que la Junta Nominadora remitió al Congreso se dejó claramente establecido que dicha prueba no era concluyente y por consiguiente no podía descalificar a la persona evaluada por sí misma.

“Fue interesante que el informe precisamente de cada una de las pruebas destacó que esa no era concluyente, es decir, que había que considerar otros factores y otras evaluaciones de la persona, porque el polígrafo por sí solo no era concluyente, y en eso nos basamos mucho porque al principio fuimos muy estrictos en ese aspecto para evaluar al candidato”, dijo. Machado mencionó que incluso se hicieron las consultas a un profesional de la Siquiatría, quien ratificó que el polígrafo no era suficiente motivo para descalificar a uno de los nominados.

“Entonces lo que hicimos fue evaluar, junto con esa prueba, si la persona tenía denuncias o informes negativos, y si no había indicios que nos hicieran pensar que tenía algún tipo de problemas, ese aspecto no lo tomábamos en cuenta de forma concluyente”, precisó.

Por otro lado, el representante de la Iglesia expresó que se fue muy cuidadoso al hacer públicos los resultados antes del proceso para que no se estigmatizara a los candidatos; sin embargo, aclaró que en este momento el informe entregado al Congreso adquiere la condición de público.