Campesinos del Bajo Aguán protestaron esta manaña en Tegucigalpa contra la impunidad a causa del conflicto de tierras, en el marco del Segundo Congreso sobre Derechos Humanos.

Más de 80 personas han sido asesinadas en los últimos tres años en el Bajo Aguán, a causa del conflicto.

Vestidos de reos, los campesinos permanecrieron en las afueras de un hotel de la capital donde se daba lectura a la Declaración de los Derechos Humanos, con la presencia del presidente de Honduras Porfirio Lobo.

Los manifestantes luego ingresaron al salón donde se realizaba el evento y tres minutos después se apostaron en la calle.

El congreso fue inaugurado el pasado miércoles en la capital de Honduras, con la presencia de conferencistas nacionales e internacionales que expusieron sobre los mecanismos que Honduras debe seguir para alcanzar el cumplimiento de las metas en el área de derechos humanos.

Participaron autoridades hondureñas, miembros del cuerpo diplomático, representantes de la cooperación internacional y la sociedad civil

Una de las expositoras, la consultora internacional de origen chileno Verónica Puentes, aseguró que “Honduras ha dado grandes pasos
en materia transicional para el respeto a los derechos humanos”.

Puentes señaló que las tareas pendientes en materia de derechos humanos conciernen a cómo el Estado se hace cargo de esas violaciones, cómo responde a la actuación de los agentes del Estado que participaron en las acciones y cómo responde a las víctimas.

El congreso contó con la presencia del relator especial de Naciones Unidas para la libertad de expresión, Frank La Rue.

El Segundo Congreso de Derechos Humanos llevó el nombre del director de Casa Alianza José Manuel Capellín.

El primer congreso se realizó en 2011, con el nombre de Blanca Jeannette Kawas Fernández, ambientalista desaparecida en

El primer congreso nacional sobre derechos humanos se celebró en 2011 y llevó el nombre de Blanca Jeannette Kawas Fernández, reconocida ambientalista que fue asesinada en 1995.