27/05/2024
12:01 AM

Con apoyo de China y Brasil esperan construir represas

El Gobierno comenzó a actualizar estudios de cuatro represas, sin embargo, las proyecciones anteriores indican que necesitará alrededor de $2,000 millones.

SAN PEDRO SULA

El Gobierno de Honduras espera recibir de Brasil y China apoyo técnico y financiero para desarrollar proyectos de energía renovable; entre ellos, cuatro represas de control de inundaciones y generación de energía renovable.

Este día, en Brasilia, la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, y Luiz Inácio “Lula” da Silva, quien ayer juró como nuevo presidente de Brasil, tendrán un encuentro para abordar asuntos sobre cooperación, inversiones y relaciones diplomáticas.

La administración de Castro, quien tiene como objetivo fortalecer los vínculos entre ambos Estados, busca, al mismo tiempo, reanudar proyectos que el gobierno de su esposo Manuel Zelaya Rosales (2006-2009) no logró materializar por el golpe de Estado ejecutado en su contra (2009), el cual lo llevó a refugiarse durante seis meses en la embajada brasileña en Tegucigalpa.

Brasil

El Banco de Desarrollo de Brasil tenía planeado financiar en 2009 las represas Los Llanitos y Jicatuyo.

En enero de 2009, en un segundo mandato, cuando Lula era presidente de Brasil (2003-2020), el gobierno de Zelaya Rosales aprobó la construcción en el río Ulúa (Santa Bárbara) de las hidroeléctricas Los Llanitos y Jicatuyo con una inversión de unos $800 millones. Estas obras serían edificadas por la empresa Odebrecht con financiamiento del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil, Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y un aporte de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee).

Antes de participar en la ceremonia de la asunción de Lula, Enrique Reina, ministro de Relaciones Exteriores de Honduras, confirmó la reunión que Castro y el mandatario sudamericano tendrán este lunes e informó ante periodistas que él había tenido conversaciones con el viceministro de Relaciones Exteriores de China, Xie Feng, para iniciar un proceso de negociación con el objetivo de construir la represa Patuca II.

“Ya una empresa China en 2011 inició el proceso de construcción de Patuca III, financiado por ellos. Estamos precisamente en ese proceso de iniciar el proceso de negociación para la construcción de Patuca II”, le informó Reina a los periodistas.

Durante el gobierno de Porfirio Lobo Sosa, la Enee suscribió (19 de enero de 2011) un acuerdo con la compañía estatal china Sinohydro para construir la primera fase del proyecto Patuca III y al iniciar la segunda etapa firmó (22 de septiembre del 2013) una línea de crédito con el Banco Industrial y Comercial de China (Industrial and Commercial Bank of China).La represa está a cinco kilómetros aguas abajo sobre la confluencia de los ríos Guayape y Guayambre en Patuca, Olancho.

Este proyecto cuesta alrededor de $500 millones, de esa suma más de $297 millones son parte del financiamiento otorgado por el Industrial and Commercial Bank of China, según un informe del proyecto del Departamento de Monitoreo de Financiamiento Externo Dirección General de Crédito Público.Para construir cuatro represas, el Gobierno tendrá que contar con alrededor de $2,000 millones.

China

Banco Industrial y Comercial de China financió parte de la construcción de la represa Patuca III.

De acuerdo con informes de estudios de la desaparecida Comisión para el Control de Inundaciones en el Valle de Sula (CCIVS), Los Llanitos y Jicatuyo costarían $900 millones; El Tablón, en el río Chamelecón, $168 millones, considerando estudios de 2014.

Estudios de 2007, realizados por las compañías Cinsa y Lavalin, estimaron ese año que la inversión ascendería a $138 millones; sin embargo, debido a que la Enee no desarrollo el proyecto, la cifra aumentó en los siguientes siete años.

Mientras Patuca II, que tendría una capacidad instalada de 150 megas de energía, unos 46 MW más que Patuca III, la inversión superaría los $500 millones.