Olancho, Honduras

El daño que ha provocado el gorgojo barrenador en los bosques de pino de los municipios de Guata y Gualaco, Olancho, es cada vez mayor.

Miles de frondosos árboles tras el ataque del insecto han comenzado a mostrar signos que revelan que no podrán recuperarse, según informes de técnicos del Instituto de Conservación Forestal.

El brote de la plaga fue descubierto a mediados del año pasado, en el municipio de Gualaco, zona con espeso bosque, lo que ha sido aprovechado por el gorgojo para abarcar una mayor extensión en su ruta destructiva.

La plaga, que aparece de forma cíclica, ya devastó unas 10 mil hectáreas de bosque de pino en el departamento, lo que representa una pérdida millonaria de madera.

De forma estimada, son 600 mil metros cúbicos de madera los que se han perdido, cada metro cubico tiene un costo económico de 90 lempiras; de multiplicar los metros cúbicos perdidos por el valor comercial se llegaría a una pérdida de 54 millones de lempiras.

El avance de la plaga por día es de unas 17 hectáreas.

Representantes del Colegio de Ingenieros Forestales y Fuerzas Armadas realizaron una inspección vía aérea en las áreas afectadas y se comprobó que la situación es grave debido al avance del insecto en los árboles.

De acuerdo con la información brindada por el jefe regional de la zona noreste del ICF, César Noel Padilla, la plaga es parte del ecosistema y demanda un manejo integrado.

Ante la situación, a través de la Comisión Nacional de Protección Forestal se declaró emergencia nacional y se espera que en el próximo Consejo de Ministros se asignen los fondos para hacerle frente al problema.

En la actualidad se cuenta con problemas de logística por las distancias que se recorren para llegar a las zonas dañadas, hay franjas donde solo vía aérea se pueden asistir, aseguró Padilla.

De acuerdo con el entrevistado, se ha comenzado a trabajar en coordinación con las municipalidades y personal de apoyo para controlar la plaga.

Mapa forestal

De forma reciente, en la zona se socializó un mapa forestal de Olancho con líderes comunitarios y directores de instituciones que trabajan en la protección del ambiente.

En esta ocasión se informó que la región posee el 57.66% de bosque de pino y 42.34% de bosque mixto, razón por la cual deben existir planes de protección especiales.

Otros brotes se han identificado en La Unión, San Esteban y Esquipulas del Norte.