Representantes del observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), manifestaron este miércoles su preocupación por la ola de muertes en Honduras y la participación de efectivos militares en homicidios.

La rectora de la Unah afirmó que aunque los homicidios disminuyeron, urge tomar estrategias ya que “lo que se ha hecho no es suficiente. Si se sigue con las mismas estrategias habrá los mismos resultados, nos preocupa que no se haya hecho la investigación patrimonial a los miembros de la Policía”, lamentó.

Agregó que “el país necesita medidas, estrategias contundentes, claras, precisas y ocupamos resultados en el corto plazo”,

La rectora indicó que de el mes de mayo a noviembre del 2012, hubo un promedio de 500 muertes violentas; sin embargo desde diciembre hasta la fecha las mismas se incrementaron a 700.

En cuanto al involucramiento de militares en las muertes violentas, dijo que las Fuerzas Armadas tienen que revisar a quienes mandan a las calles.

Entre los asesinatos en los que se involucra a militares se encuentra el de Kevin Jesús Torres Florentino (30), estudiante universitario de la carrera de Derecho y hermano de la periodista deportiva Kenia Torres, en la capital.

En el mismo acto resultó herido un oficial de la Fuerza Aérea Hondureña (FAH) y otro fue detenido como presunto autor material del hecho sangriento.

Honduras cerró en 2012 con una tasa de homicidios de 85.5 por casa 100 mil habitantes, apenas un punto menos que lo reportado en 2011, según el Observatorio de la Violencia.

Las muertes diarias en 2011 fueron 19.47; en 2012 el dato fue de 19.65.
El año pasado murieron de forma violenta 7,172 personas en Honduras; en 2011 los fallecidos en circunstancia de agresión fueron 7,014, según el informe del Observatorio.

Esto indica que en 2012 se reportaron 68 homicidios más que en 2011. En Nicaragua, país que también tiene extensa zona caribeña y se ubica entre productores y consumidores, la tasa de homicidios es de 12 por cada 100 mil habitantes y en Costa Rica de 11.5 por cada 100 mil habitantes.