Tegucigalpa, Honduras.

Un cuchillo común, de tamaño mediano y con cacha negra, fue el arma utilizada para asesinar al abogado Eduardo Montes.

Así lo muestran las imágenes presentadas en la audiencia inicial del pasado martes.

El análisis de las pruebas de laboratorio prtacticadas a Rigoberto Paredes Vélez, acusado por el asesinato del abogado Eduardo Montes, está pendiente de ser entregado a los Juzgados de Letras de lo Penal.

La Fiscalía presentó los medios de prueba, entre ellos la presunta arma homicida.

Según la imagen que mostraron, las heridas de arma blanca que provocaron la muerte del abogado Montes fueron causadas con un cuchillo y no con un estilete, como se manejó en algunos medios de comunicación.

Los fiscales argumentaron ante el juez que la muerte violenta del abogado entra en la figura penal de asesinato, ya que se presume que el ingeniero en sistemas planificó el crimen dos semanas antes del pasado 16 de septiembre. Según dictamen, el abogado fue atacado por Paredes Vélez a cuchilladas, infiriéndole 24 heridas, entre puñaladas y rozones.

Foto: La Prensa

Rigoberto Paredes Vélez es el supuesto asesinado del abogado Eduardo Montes.
Medicina Forense estableció que el cadáver de la víctima presentaba tres puñaladas en el pecho y en el área del cuello recibió cinco puñaladas y nueve heridas superficiales. El dictamen establece que también recibió heridas en la cabeza, abdomen y en las manos cuando intentó frenar la furia del ataque.

El cuchillo, aún manchado con sangre del abogado y dentro de una bolsa transparente, permanece en poder del Ministerio Público, ya que es una de las pruebas más fuertes en contra del acusado.

En el video se muestra que en dos ocasiones el abogado Montes forcejeó con su homicida, pero no pudo quitarle el cuchillo. Paredes Vélez permanece encarcelado en una celda del módulo de máxima seguridad de la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto (PNMAS).