06/08/2022
12:01 AM

Más noticias

Agricultores piden auxilio para evitar una hambruna

Esperan que el Gobierno desembolse L150 millones para pagar los insumos recibidos de las casas comerciales en 201.En junio habrá escasez si no cultivan en mayo.

SAN PEDRO SULA.

Productores de granos básicos de todo el país, quienes resultaron afectados el año anterior por la dilatada sequía, instan al Gobierno a auxiliar financieramente y de inmediato al sector agrícola para evitar una hambruna general en el país en junio.

La producción de granos del período de postrera (entre noviembre y enero) abasteció el mercado los primeros meses del año y ahora, a causa de una demanda masiva de los últimos días, se está quedando sin frijoles y maíz para suplir a los consumidores en el segundo semestre.

Dulio Medina, presidente de la Asociación Nacional de Agricultores y Productores de Granos Básicos de Honduras, informó que “en este momento estamos entrando en una crisis de granos y no hay cómo motivar al agricultor” y advirtió que “si el Gobierno no actúa, el país entrará en hambruna”. En estos días, un mínimo porcentaje de productores que tienen sistemas de riego están cosechando los granos del ciclo de postrera tardía (de marzo a abril); entretanto, el resto espera las primeras lluvias de mayo y el auxilio financiero del Gobierno para sembrar la cosecha de primera.

“Al sector agrícola no deben verlo como un negocio, el Gobierno debe invertir en la producción de granos básicos. A nosotros nos han estado enmarañando y mintiendo. Nos han tenido abandonados. Al final quienes ha asumido los créditos para los productores son las casas comerciales. Hoy se van a dar cuenta de la importancia que tienen los productores de granos básicos”, dijo Medina, productor de granos en el valle de Jamastrán, El Paraíso.

36,000
manzanas de tierra, según la Asociación Nacional de Agricultores y Productores de Granos Básicos de Honduras, están listas para ser cultivadas sin incluir las parcelas de subsistencia.
Entre maíz, frijoles, arroz, sorgo y soya, el país demanda alrededor de 22 millones de quintales al año, de acuerdo con la Asociación; pero los agricultores hondureños en 2019 solamente aportaron alrededor de ocho millones de quintales, aproximadamente 14 millones llegaron del exterior.

Entre abril y junio, cuando la producción baja en gran parte del país, el mercado es abastecido por productores de la franja del río Coco y por agricultores de Nicaragua; sin embargo, en los próximos dos meses los consumidores nacionales no podrán adquirir los granos del país vecino porque los comerciantes salvadoreños se adelantaron.

“Yo estoy precisamente en este momento en el campo cosechando frijol y maíz bajo sistema de riego. No hemos tenido ningún problema para transportar la producción porque tenemos un salvoconducto. Pero estamos preocupados porque ya no hay producción y ya viene la siembra de primera y vemos que habrá problemas”, dijo Juan Valladares, miembro de esa organización y productor del valle del Guayape, Olancho.

Valladares explicó que los agricultores se encuentran en “graves problemas” porque el año pasado perdieron el 80% de los cultivos a causa del cambio climático y no lograron pagar los insumos a las casas comerciales.

“Si los productores no les pagamos las deudas a las casas comerciales no nos darán insumos para poder sembrar en mayo. Se avizora una hambruna en este país.

El Gobierno debe buscar un mecanismo para que en los próximos días el productor reciba un crédito y esté preparado para la siembra”. Antes de esta pandemia ya estaba consensuado con el Gobierno que desembolsaría L150 millones para pagarles a las casas comerciales.

Vendedores artesanales de lácteos tienen problemas para vender

TEGUCIGALPA. El Congreso Nacional, en la primera sesión virtual realizada ayer, acordó que le solicitará al Poder Ejecutivo privilegiar la producción y comercialización de leche y derivados frente a la importación de productos equivalentes.

Es necesario “mantener vivas las empresas de Honduras que a su vez mantienen los empleos del país; es un tema de supervivencia, de lucha (…). Sesionamos para iniciar un camino de consenso que tiene como objetivo cuidar la economía y proteger los empleos e ingresos de cientos de miles de hondureños”, dijo Mauricio Oliva. Según Oliva, si hay disponibilidad de leche en el país, es importante facilitarles a los productores locales la distribución y evitar la importación. Edgardo Leiva, director ejecutivo de la Asociación Hondureña de Procesadores de Leche (Aproleche), le informó ayer a Diario LA PRENSA que “la industria, que tiene una fuerte flota de distribución, trabaja para mantener abastecidas a las familias pese a que estén cerrados los mercados y supermercados y la población deben estar tranquila”.

“Quienes están teniendo problemas son los productores artesanales. Al cerrar los mercados populares y supermercados se enfrentan con problemas para vender. Los que exportan a las plantas de El Salvador también están teniendo retrasos”, dijo.

Foto: La Prensa

Los artesanos no pueden vender por el cierre de mercados.