San Pedro Sula, Honduras.

La muerte de 10 personas en accidentes viales registra la Dirección Nacional de Tránsito en agosto y lo que va de este mes en San Pedro Sula.

La imprudencia de los conductores sigue cobrando vidas humanas en la ciudad, situación que preocupa a las autoridades de Tránsito.

José Humberto Ferrufino, jefe de la Sección de Investigación de Accidentes de Tránsito (Siat), informó que de viernes a domingo se suscitaron tres accidentes con igual número de muertes.

Dos de los accidentes se dieron en el bulevar del este y el tercero en la avenida Circunvalación.

“El principal factor es la imprudencia, no toman las medidas de seguridad ni de precaución. En San Pedro Sula lo que más se da es no hacer los altos y conducir a exceso de velocidad”, dijo el oficial.

Añadió que en agosto fallecieron siete personas en accidentes viales y en septiembre suman 3.

Este fin de semana también hubo unos 30 choques con fuertes daños materiales y se decomisaron más de 160 licencias.

De estas, 60 fueron a conductores que manejaban en estado de ebriedad. Las 100 restantes por faltas varias como no utilizar el cinturón de seguridad, no respetar las señales ni la luz roja. Además de hablar por celular mientras conducen.

Los infractores ebrios deben enfrentar la cancelación de la licencia por seis meses y el cobro de medio a un salario mínimo. Ferrufino detalló que hay varios conductores a quienes les han cancelado la licencia por un año, es decir, que han sido encontrados en dos ocasiones conduciendo bajo los efectos del alcohol.

“Tenemos personas que tres veces han sido encontradas conduciendo en estado de ebriedad y se les ha cancelado la licencia de por vida”, contó.

El pasado mes se dieron más de 150 accidentes con daños materiales.

Revisiones

Jorge Rodríguez, jefe noroccidental de Tránsito, manifestó que hoy comienzan las revisiones físico-mecánicas de los buses, rapiditos y taxis que van a salir de excursión en el feriado morazánico.

“Vamos a evaluar el estado físico del vehículo, que estén en óptimas condiciones y que los papeles estén en orden”.

Los que no pasen la prueba van a tener de cinco a siete días para presentar de nuevo la unidad con las rectificaciones necesarias. Las revisiones se realizarán en conjunto con Copeco e Infop.