Ministro de Seguridad mandó a secuestrar información: María Luisa Borjas

La excomisionada María Luisa Borjas dice que los policías buenos no pueden con la mafia que hay en la institución policial.

María Luisa Borjas es comisionada en condición de retiro.
María Luisa Borjas es comisionada en condición de retiro.

Tegucigalpa, Honduras

La colusión de los ministros de Seguridad con los malos oficiales ayudó a crear la mafia que hay ahora en la Policía Nacional, denunció este martes la excomisionada María Luisa Borjas.

La complicidad por parte de las máximas autoridades del Ministerio de Seguridad han impedido la depuración de la Policía. "En mí caso porque estaba dando resultado, porque teníamos varios expedientes ya avanzados en investigación, ¿Qué pasó? el ministro de Seguridad nos mandó una unidad de los Cobras a secuestrar prácticamente la información y a tomarse la unidad de asuntos internos", dijo.

"Desde ese momento yo fui suspendida de mi cargo. Y los investigadores que habían trabajado conmigo ese caso fueron enviados a lugares más distantes, de manera que la información se diluyera. Nosotros teníamos cuatro expedientes con los que estábamos trabajando, los teníamos fuera, por eso logramos presentarlos a la Fiscalía", indicó.

"Ninguno de los ministros de Seguridad ha tenido la intensión y la voluntad de realmente depurar la Policía, ninguno. Unos por temor, otros por definitivamente negligencia", aseguró.

La exdirectora de Asuntos Internos de la institución policial recordó que "el caso de Óscar Álvarez fue pura colusión, él protegió a esos cuatro oficiales que yo envié a los tribunales y por ello fue destituida, se secuestró la unidad de asuntos internos. Estos oficiales aún con todas las pruebas que presentamos fueron absueltos, algunos de ellos todavía están dentro de la Policía".

Según Borjas los oficiales que fueron acusados de asesinatos de jóvenes "eran los que participaban en la mal llamada limpieza social que fue una política de Estado en el período del presidente Maduro".

Cuando asesinaron a Alfredo Landaverde el director general de la Policía era el comisionado Salomón de Jesús Escoto Salinas. "Es el mismo que estaba encargado de una casa de seguridad en San Pedro Sula cuando yo denuncié la destrucción de las armas. Él envió esas seis AK-47 a Tegucigalpa para esconderlas de un operativo que se hizo por parte de la Fiscalía. Aquí en Tegucigalpa esas armas fueron destruidas por órdenes directas del ministro de Seguridad Óscar Álvarez", dijo Borjas.

Polcías honestos

Borjas dijó "imagínese un policía honesto contra una mafia como la que se descubrió. ¿Quién se va a oponer?, ahí está el caso de un clase III, todo mundo sabe que fue asesinado por negarse a cumplir una orden de quitarle la vida a un ciudadano, ahí está, fue asesinado él y sus dos hijos"

"¿Qué pasa?, los oficiales honestos que quieren hacer algo están prácticamente de brazos cruzados solo viendo que pasa y no pueden actuar por temor a las represalias", señaló.

La Prensa