Tegucigalpa, Honduras.

Unos 90 maestros han sido asesinados en Honduras desde 2010, ocho de ellos este año, y 54 se vieron obligados a abandonar sus casas en 2017 por la violencia criminal, informó hoy el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera.

Con motivo del “Día del maestro hondureño”, Herrera indicó en un comunicado que los docentes del país son víctimas de asesinato, amenazas de muerte, asaltos, secuestros, atentados y agresiones.

Enfatizó que el sector educativo es una de las comunidades “gravemente” afectadas por la violencia que vive Honduras, un país donde a diario se registra un promedio de once homicidios.

“Sentimos que es necesario retomar los centros educativos, volverlos a cuidar lo suficiente para evitar que no sean, como ha estado sucediendo, objeto de tomas por parte de grupos de la delincuencia organizada”, subrayó.

Según registros del organismo hondureño de derechos humanos, al menos 90 maestros han sido asesinados en el país desde 2010, ocho de ellos en lo que va de 2018.

Son amenazados

Además, registró el año pasado 54 casos de maestros que tuvieron que abandonar su hogar debido a la violencia, y recibió quejas de al menos 38 centros educativos con “situaciones de riesgo y desplazamiento forzado”.

El defensor lamentó el asesinato de casi cien docentes en los últimos años y el nivel de impunidad que rodea estos casos.

“Dada la carencia de investigación que se traduce en impunidad, no podemos determinar las verdaderas causas por las que han muerto casi un centenar de maestros”, subrayó.

Las pandillas han logrado expandir su presencia en los centros educativos de Honduras, donde sus miembros realizan “labores de reclutamiento, vigilancia e inteligencia” y promueven la venta de drogas a menores y extorsionan e influyen en las decisiones de docentes, añadió el organismo hondureño.

El ombudsman hondureño indicó que los docentes son “el motor” de la educación en el país centroamericano, pues “con la enseñanza guían a sus alumnos por el camino del éxito”.

Señaló que los maestros hondureños se merecen “un reconocimiento especial por el trabajo eficaz y destacado con un enorme sentido de responsabilidad hacia los niños, niñas y adolescentes”, añade la información. EFE