Sociedad civil define candidatos a magistrados

Los nombres de los aspirantes serán presentados a la Junta Nominadora que estudiará los perfiles.

Los candidatos por la Sociedad Civil para aspirar al nombramiento de magistrados de la Corte Suprema de Justicia.
Los candidatos por la Sociedad Civil para aspirar al nombramiento de magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

Tegucigalpa, Honduras

Miembros de la Sociedad Civil presentaron el lunes en la tarde la lista final de los 20 candidatos a magistrados que aspirarán a conformar la próxima Corte Suprema de Justicia de Honduras en el periodo 2016-2023.

Los nombres de los aspirantes fueron seleccionados en las instalaciones de la Universidad Católica de Honduras y las postulaciones serán presentadas a la Junta Nominadora que estudiará los perfiles.

La Sociedad Civil es uno de los siete integrantes de la Junta Nominadora de magistrados, cada representación propone 20 precandidatos para hacer un total de 140, de los que finalmente salen 45 y es el Congreso Nacional que escoge a los próximos 15 magistrados de la Corte Suprema para un período de siete años.

Esta es la lista de seleccionados:

Abraham Alvarenga Urbina, quien es el actual Procurador General de la República.
Brenda Celina Henández Ferrufino
Carlos Roberto Medrado Irias
Edwin Francisco Ortez Cruz
Félix Alberto Chávez Romero
Francisco Daniel Gómez Bueso
Gaudy Alejandra Bustillo Martínez, exprecandidata a diputada por el Partido Nacional.
Gladis Ondina Zavala Mejía
José Emérito Dip Rodas
Lidia Álvarez Sagastume
Luis Francisco Cruz Torres
María Paulina Pérez Núñez, que se desempeña como directora de la Defensa Pública.
Ledi Estela Baca Mondragón
Nivida Flor Hernández Agurcia, interventora del Servicio Nacional de Acueductos y Alcantarillado.
Nora Suyapa Urbina Pineda, actual fiscal de la Niñez
Rolando Edgardo Argueta Pérez, quien es el actual coordinador de fiscales en el Ministerio Público.
Rundelinda Sánchez Maradiaga
Salvador Antonio Moreno Nolasco
Servando Alcerro Saravia, excomisionado del Instituto Penitenciario.
Tania Petrona Fuentes

La Prensa