El Chapo también construyó túneles en Honduras

La existencia de narcotúneles es un secreto a voces en Copán.

Angel Antonio Valle Valle, era el mayor del clan Valle, era hermano de madre de los tres extraditables.
Angel Antonio Valle Valle, era el mayor del clan Valle, era hermano de madre de los tres extraditables.

La Entrada, Copán, Honduras.

El Espíritu, una remota, pequeña pero bien ubicada aldea del municipio de Florida, en Copán, en el occidente de Honduras, fue escondite del “Chapo” Guzmán desde 2006 hasta 2013, cuando su imperio estaba aún intacto.

Son terrenos que el narcotraficante -ahora prófugo- conoce bien y donde tenía su propio espacio, su residencia con todas las comodidades que incluían pasadizos secretos, televisión satelital y a su disposición helicópteros que lo movilizaban por todos los puntos fronterizos con Guatemala.

El occidente de Honduras fue unos de sus escondites favoritos y por eso muchos no descartan que vuelva o que ya esté aquí. Sin embargo, el panorama para él y sus aliados en Honduras es sombrío. Sus principales compinches, los Valle y los Cachiros, están presos y el cartel de El Paraíso ha sido diezmado con las incautaciones de propiedades en todo el corredor occidental. Todos los bienes en El Espíritu y que eran de los Valle están en poder del Estado, incautados y vigilados por militares.

La alianza entre el cartel de Sinaloa que lidera Guzmán Loera y sus socios en Honduras se remonta al año 2006 cuando trasciende información de la presencia del “Chapo” en extravagantes y multitudinarias fiestas ofrecidas por los Valle y demás colaboradores con los que trasegaba droga.

El Centro de Información Conjunta (Ceinco), que estuvo adscrito a la Secretaría de Seguridad, recolectó toda la información que lograron las fuentes de inteligencia, de la Policía Nacional, Fuerzas Armadas y la misma Embajada de Estados Unidos en 2010, en la que se buscaba determinar si el “Chapo” Guzmán ingresó o no a territorio hondureño.

xo serie1 170315(7)(800x600)
La entrada al municipio de Florida, Copán, adonde se cree que ha estado el líder del cártel de Sinaloa.

En el informe que fue entregado a Óscar Álvarez, ministro de Seguridad en ese entonces, se detallaba que el “Chapo” se reunía en la aldea El Espíritu, del municipio de Florida, y en El Paraíso, Copán.

“Yo ordené que se investigara si el “Chapo” Guzmán ingresaba a Honduras. La información preliminar de inteligencia indicó que posiblemente estuvo en el país por períodos cortos, supuestamente tomando un descanso con gente de Copán. Esa fue información preliminar que se obtuvo de informantes que aseguraron haber visto a una persona con las características del “Chapo”, explicó Álvarez.

Información similar manejó el extinto general Julián Arístides González, exdirector de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico (DLCN) asesinado en 2009, quien obtuvo información clave de cómo operaba el “Chapo” en Honduras.

El informe establecía que los Valle fueron sus primeros contactos cuando en 1997 los hermanos comenzaron el trasiego de cocaína para el cartel de Sinaloa.

Luego los nexos se extendieron hacia grupos en El Paraíso, adonde desempeñó un papel importante el guatemalteco Mario Ponce, extraditado de Honduras a Estados Unidos. Pero fue hasta en 2002 que, según la DLCN, la red del cartel de Sinaloa se amplió y estableció nexos con el cartel de los Cachiros para operar en el Atlántico hondureño.



Otros vínculos

El diario El Universal de México, en la publicación del 13 de julio de 2015, revela los vínculos del líder criminal mexicano que conducen hasta el cartel de los Cachiros y al de José Miguel (Chepe) Handal Pérez, con otro grupo de empresas.

La “línea de tiempo” facilitada por la Oficina de Control de Bienes de Extranjeros estadounidense (Ofac) describe cómo el líder criminal y sus aliados se valieron de hoteles, inmobiliarias, mineras, gasolineras e incluso de negocios de crianza de avestruces en su ingeniería financiera.

Con sus socios edificó un imperio que hizo que tanto los Valle, Héctor Emilio Fernández Don H, y el cartel de El Paraíso levantaran un emporio económico que penetró a los operadores de justicia.

Informes de inteligencia de la Policía Nacional y de las Fuerzas Armadas revelaron la implicación de oficiales de la Policía con el Chapo Guzmán.

En 2014, Elder Madrid Guerra, jefe del Directorio Estratégico de la Policía Nacional, aseguró que dos oficiales fueron separados de esa institución, presuntamente, por dar seguridad a Joaquín Guzmán Loera.

“Siempre hubo información, pero nunca se confirmó la presencia del “Chapo” Guzmán en Honduras. Siempre fueron rumores, nunca se confirmó, incluso hubo acciones de separación de algunos oficiales porque se mencionaba que brindaban protección al “Chapo”; pero al momento de ejecutar la investigación esa información nunca fue confirmada”, indicó Madrid.

Un informe de Inteligencia (C2) de las Fuerzas Armadas elaborado en 2011 refiere que un alto oficial de la Policía era el conductor personal del capo mexicano, con el que se movilizaba entre la región occidental y San Pedro Sula, ciudad adonde llegó incluso a cerrar restaurantes exclusivos para departir con sus más cercanos colaboradores.

“Los movimientos que fueron registrados del 'Chapo' en Honduras forman parte de los informes de la inteligencia militar, en su momento todo ese accionar fue comunicado a la superioridad. El último registro que hace referencia de las supuestas actividades del capo datan de 2012” indicó un agente del C2. Durante casi 10 años, los tentáculos de Guzmán Loera se expandieron en el país. En 2013, Carlos Fúnez, exviceministro de Defensa, reforzó el estado de alerta al declarar: “Sí, el ‘Chapo’ Guzmán podría estar en Honduras”.

La Prensa