Más noticias

Las leyendas que rondan la Ciudad Blanca

En la tradición oral de los Pech hablan de un lugar llamado la "Casa Blanca".

Concepto artístico de la Ciudad del Dios Mono.
Concepto artístico de la Ciudad del Dios Mono.

San Pedro Sula, Honduras.

Las leyendas sobre la "Ciudad Blanca" han circulado desde la época de los españoles, el primero en hacer referencia a ella en textos coloniales fue Hernán Cortés, posteriormente lo hizo Cristóbal de Pedraza.

Un equipo de científicos hondureños y estadounidenses examinaron la región La Mosquitia encontrando amplias plazas, movimientos de tierra, montículos y una pirámide de tierra que pertenece a una cultura que floreció hace mil años y luego desapareció, según la prestigiosa revista National Geographic, que publicó ayer lunes las primeras fotos.

En este hallazgo descubrieron una notable cantidad de esculturas de piedra que habían permanecido intactas desde que la ciudad fue abandonada.

Una de las leyendas que ha trascendido a lo largo de los años tiene como protagonista a los nativos de la región, Los Pech.

En su tradición oral, Los Pech hablan de un lugar legendario llamado la "Casa Blanca" que fue creada por el relámpago y el trueno bajo el poder del dios Wata.

Según los Pech, los dioses se refugiaron en esta ciudad después de la llegada de los conquitadores. En esta ciudad llamada Kao Kamasa (Casa Blanca) en la lengua nativa, existirían figuras de animales y seres humanos talladas a escala natural en la piedra.

Pero sus ancestros tuvieron que dejarla debido a que llegó a vivir un indio Tawahka. Al parecer el indio fue rechazado en la casa blanca también llamada la “Ciudad Blanca”.

Estas fueron las primeras fotos de la Ciudad Blanca.

El Tawahka se fue de la ciudad no sin antes echar unas cuantas maldiciones sobre la ciudad, las cuales perturbaron la mente de los Pech y debido a esto, según dicen, cayeron pestes al grado que tuvieron que abandonarla y trasladarse a vivir río abajo en un lugar llamado “Sakorska Uya” que significa “La gran piedra escrita”.

Otras leyendas sobre la existencia de la ciudad se desprenden igualmente de la tradición oral de los Pech y los Payas, quienes sostuvieron durante siglos que en la zona de La Mosquitia existía una ciudad sagrada llamada Kaha Kamasa o traducido al español como Ciudad Blanca, cuya fortificación podría ser construida en piedra y dedicada al dios mono.

theodore Morde(800x600)
Theodore Morde.

En 1940, el explorador norteamericano Theodore Morde en uno de sus escritos hace mención de la Ciudad Blanca, luego de una expedición de cinco meses por la jungla hondureña.

Según Morde, los nativos de la región se referían a la zona donde está ubicada la ciudad como el territorio de los Urus, que significa “los hijos de los hombres peludos” y por eso tenían temor de entrar en sus dominios.

Las leyendas de la zona, recogidas por Morde, cuentan que los Urus eran hijos de los Ulaks, seres que eran mitad hombre y mitad espíritu, y que tenían la apariencia de hombres-mono.

Al parecer, Theodore Morde empezó a buscar financiamiento para su nueva expedición y encontró a una organización británica que decidió apoyarlo.

Lamentablemente, semanas después, Theodore Morde fue atropellado por un vehículo en Londres. Morde murió sin dejar ninguna indicación sobre la localización de la ciudad perdida.