Más noticias

Parada en La Ceibita es lucrativo centro de ventas

La aldea La Ceibita en Quimistán es conocida por todos los viajantes que transitan hacia el Occidente del país, por ser una de las paradas de descanso más popular.

La aldea La Ceibita en Quimistán es conocida por todos los viajantes que transitan hacia el Occidente del país, por ser una de las paradas de descanso más popular. Sus pobladores se lucran de su ubicación para obtener ingresos económicos.

La comunidad está ubicada justo en el desvío para la ciudad de Santa Bárbara y la carretera principal de Occidente.

El viajero no sólo puede saborear burritas, sino también frutas, frescos naturales, y otros tipos de alimentos.

Rosa Idalia Pineda lleva diez años de sus 44 de vida vendiendo en esa zona; con esos ingresos logra mantener a su familia.

“Soy originaria de Cofradía, pero viajo todos los días hasta La Ceibita para poder llevarles el alimento a mis hijos. Ya son diez años que tengo de vender aquí y le doy gracias a Dios porque pude conocer un trabajo honesto”.

Por el corredor de La Ceibita circulan a diario más de 300 buses, de los cuales la mayoría hace su parada, principalmente los que viajan hacia la frontera con Guatemala.

“Soy madre soltera pero con mi humilde trabajo he podido graduar a mis hijos, de lo que me siento orgullosa”, añadió Pineda.

Las recientes lluvias provocaron un derrumbe en la carretera interrumpiendo el paso por unos días; Soptravi retiró la tierra; sin embargo, aún quedó material que causa malestar a los vendedores porque ya se han reportado varios accidentes.

Piden a las autoridades de Soptravi que recoja todo la tierra y repare la carretera.

El tramo a La Ceibita es peligroso y más de noche por la falta de iluminación.

“Varias veces me he salvado de ser atropellada por los vehículos; ahora mismo tenemos un compañero vendedor en el hospital Mario Rivas, porque fue arrollado”, comentó una de las vendedoras.

En los diez años que doña Rosa tiene de vender en La Ceibita ha visto la muerte de varios compañeros vendedores por el peligro de correr hacia las unidades.

“Cuando yo comencé a vender éramos pocas burreras, pero ahora somos varias y también hay personas que venden tajaditas, frutas, frescos naturales y de botellas”, añadió Pineda.

Ganancias

Aproximadamente hay 50 vendedores en La Ceibita, sus ganancias dependen del movimiento de los buses; por lo general tienen de ganancia hasta 300 lempiras al día.

Las rutas que circulan a menudo son las de Santa Bárbara, Copán y para la frontera con Guatemala, entre otros.

Hay más movimiento los días feriados en Navidad y Semana Santa, porque los ciudadanos viajan a sus lugares de origen.

Doña Rosa vende a diario 50 burritas, las vendedoras más jóvenes que pueden correr hasta los buses venden hasta 200 burritas.

Los vendedores aprovecharon para pedir por medio de La Prensa presencia policial, porque muchas veces han sido víctimas de los delincuentes y les han robado el producto. Piden a las autoridades policiales que manden seguridad, principalmente los fines de semana.