Jóvenes hondureños asediados por el covid-19: el virus no respeta edades

Según datos de la Secretaría de Salud, de cada 100 pacientes contagiados diariamente por coronavirus, el 54% son niños y jóvenes de entre 11 y 40 años.

La alta incidencia de covid-19 genera alarma en las autoridades sanitarias hondureñas que piden ser más responsables. / Foto José Cantarero
La alta incidencia de covid-19 genera alarma en las autoridades sanitarias hondureñas que piden ser más responsables. / Foto José Cantarero

San Pedro Sula, Honduras

“Me contagié en diciembre y me confié, por el hecho de que ya había pasado bastante tiempo desde el inicio de la pandemia. Salí a dos restaurantes y no pasaba nada, me cuidaba y aplicaba las medidas de bioseguridad, pero me confié”, comienza relatando Alma Bustamante, una joven de 27 años que nunca se le cruzó por la mente infectarse con covid-19.

Bustamante contó a Diario La Prensa que en los primeros síntomas pensó que era una simple gripe y algunos malestares de garganta, pero se confió, porque en un principio algunos expertos médicos aseguraban que el coronavirus no se manifestaba como resfriado, sino como una tos seca.



“Anduve más de cinco días, irresponsablemente contagiando personas, pensé que seguía siendo una gripe y no coronavirus. Los síntomas cada vez empeoraban, la pérdida del gusto y el olfato aparecieron, y mis sospechas que estaba contagiada de covid-19 se incrementaron con el paso de los días, una prueba rápida fue suficiente para confirmar que era positiva”, expresó la joven de 27 años.

El contagio de Alma Bustamante es uno de los tantos casos de jóvenes que se exponen al coronavirus sin medir las consecuencias, sin embargo hay otros que en el ejercicio de su deber profesional sucumben ante el virus.

Uno de los casos más recientes es el de un joven doctor que falleció lamentablemente por complicaciones derivadas del covid-19. El hecho conmocionó a la sociedad hondureña por tratarse del médico más joven en morir desde el inicio de la pandemia.

Yasser Amir Cuéllar, de tan solo 27 años, se contagió de coronavirus mientras realizaba labor social. Un profesional con un futuro brillante y prometedor al que la mortal enfermedad truncó sus sueños.

Mientras su cuerpo era trasladado a un cementerio de San Pedro Sula el pasado 15 de febrero, su madre recordaba que ese día su hijo terminaría el servicio social. Increíblemente, por duro que parezca, el coronavirus cegó la vida de Yasser, terminando en unas semanas, una trayectoria de casi ocho años de estudio en el campo de la medicina.

ALTA POSITIVIDAD

Según cifras oficiales publicadas por las autoridades sanitarias hondureñas, de cada 100 pacientes contagiados diariamente por coronavirus, entre el 54% de ellos son niños y jóvenes de mediana edad, entre 11 y 40 años.

Estos registros coinciden con las advertencias de algunos médicos que aseguran que el coronavirus circula a diestra y siniestra en la sociedad hondureña que se moviliza irresponsablemente sin medidas de bioseguridad, principalmente los jóvenes.

En los primeros dos meses de 2021 las cifras son alarmantes, el gráfico anterior muestra que los grupo de edades que más contagios por covid-19 registran son hondureños jóvenes de entre 11-20 años (3930 casos ), 21-30 (9151), 31-40 (8400). Estas cifras corresponden hasta el 21 de febrero.



A nivel general, el porcentaje de contagios por departamento tiene a la cabeza a Cortés con el 29.5 % (51,560 contagios) y a Francisco Morazán con 27,3% (47,583 contagios) ambos con sus ciudades principales (San Pedro Sula y Tegucigalpa) siguen siendo los más afectados desde el inicio de la pandemia de covid-19 en Honduras.

EL VIRUS NO RESPETA EDADES

El viceministro de Salud, Roberto Cosenza, dijo a Diario La Prensa que el rebrote de covid-19 en este 2021 ha venido con fuerza llevándose de encuentro a personas de todas las edades.

“Esta segunda oleada de covid-19 no está respetando edades”, advirtió Cosenza, quien es jefe de la regional de Salud en el departamento de Cortés.

En la misma línea opina el doctor internista Óscar Alvarenga, que fue consultado por Diario La Prensa sobre la alta incidencia del coronavirus en personas jóvenes, señalando que estos "se están tomando la pandemia muy a la ligera”.

El galeno asegura que los hondureños jóvenes creen que el covid-19 es una enfermedad que solo afecta a los adultos mayores, por ello se sienten con el poder de salir y exponerse a discreción.

“Este es un virus asesino que no ve edad, sexo, religión o clase social. No se confíen para nada, porque cuando todos se enferman al mismo tiempo ni el dinero es suficiente para salvar la vida”, señaló el especialista en medicina interna.



Ambos profesionales de la salud coinciden en que el coronavirus tiene un comportamiento peligroso y ante la incredulidad de los hondureños, este aprovecha para provocar un aumento desproporcionado de contagios y muertes a diario.

RIESGO DE MUERTE PARA LOS JOVENES

El riesgo que tiene un joven de morir o desarrollar un estado grave por coronavirus en un país latinoamericano como en el caso de Honduras, es casi igual al riesgo que tiene un adulto mayor con enfermedades preexistentes en un país rico, así lo indica un estudio publicado en diciembre por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Los grupos de menor edad en América Latina y el Caribe representan una proporción significativamente mayor de muertes por covid-19 en comparación con los países de ingresos altos. De los cinco países en desarrollo con más muertes confirmadas por coronavirus, cuatro están en América Latina”, revela la investigación.

La alta incidencia de mortalidad y morbilidad en jóvenes, podría estar relacionada a las limitaciones de los servicios de salud, que han hecho que estos grupos de personas de mediana edad sean más vulnerables a la pandemia de covid-19 a diferencia de otras regiones del mundo, asegura Juan Pablo Chauvin, economista investigador del BID y uno de los autores del estudio.

UN AÑO DE PANDEMIA ¿Y LA VACUNA?

La alta incidencia de casos que han registrado las autoridades sanitarias en enero y febrero, ha provocado que diversos sectores exigan al Gobierno la pronta adquisición de las vacunas.

Sin embargo, el país recibió 5,000 dosis de la vacuna de Moderna donada por Israel. Con esa cantidad se inoculó a 2,684 trabajadores de la salud que enfrentan en primera línea la batalla contra el covid-19.

Se espera que el 13 de marzo lleguen 48,000 vacunas mediante el mecanismo Covax. Además, el gobierno del presidente Hernández cerró un contrato con Rusia para adquirir 4.2 millones de dósis de Sputnik, la vacuna rusa anticovid.



Honduras ya cruzó la barrera de las 4,000 mil muertes por covid-19, en el último reporte del Sistema de Gestión de Riesgos (Sinager), se cuantifican 174,243 contagios y 4,283 fallecidos desde que se registró el primer caso del virus a mediados de marzo de 2020.

A tan solo días de cumplirse un año del inicio de la pandemia en el país, la cantidad de casos registrados diariamente parece no dar tregua, al grado que el personal médico de primera línea ha estado presionando y exigiendo responsabilidad por parte de la población y transparencia a las autoridades de gobierno en el control y gestión de la crisis sanitaria.

La Prensa