Niño hondureño muere por ola de frío en EEUU y familia clama ayuda para repatriarlo

Su madre relata que el menor amaneció muerto debido a las gélidas temperaturas que azotan el territorio estadounidense.

El menor es originario de Morazán, Yoro; su familia clama para repatriar su cuerpo a Honduras.
El menor es originario de Morazán, Yoro; su familia clama para repatriar su cuerpo a Honduras.

Tegucigalpa, Honduras.

Un menor de edad hondureño murió este martes debido a la intensa ola de frío que azota a EEUU desde hace una semana. El niño, identificado como Cristian Pavón Pineda (11), residiía en Crow, Texas. La información fue confirmada por Juan Flores, representante de la Fundación 15 de Septiembre.

María Guzmán, madre del menor, oriundo de Morazán, Yoro, relató que este yacía dormido en la vivienda y que, debido a las gélidas temperaturas en la región, amaneció muerto.

Fotos: Familia y amigos dan el último adiós a joven doctor Cuéllar

También detalló que llegaron a territorio estadounidense hace dos años, vía frontera terrestre, en una encarnizado sacrificio en el que atravesaron riesgos y peligros hasta alcanzar el objetivo. El cuerpo del menor permanece en una morgue local de Texas.

Puede leer: Un niño de ocho años muere ahogado en río Bravo en México

“Los familiares están preocupados porque no tienen recursos para repatriar el cuerpo”, explicó Flores, por lo que clamaron ayuda para trasladar el cuerpo y sepultarlo en Honduras.

Autoridades del consulado de Honduras en Houston informaron en la tarde del jueves que ya se contactaron con la familia para poder apoyar la repatriación del cuerpo del menor, una vez que se realicen las labores forenses de rigor.

La tormenta de hielo ha cubierto casi el 70% del territorio estadounidense. El paso del fenómeno invernal ha dejado al menos 26 muertos y varios heridos. Además de daños estructurales al suministro de energía eléctrica en el país.

Ciudades enteras permanecen sin acceso al servicio de energía eléctrica y, por ende, a sistemas de calefacción. La crisis, en Texas, ha llevado a declarar alerta en el estado. Al menos 100 millones de personas han sido afectadas por el paso de la tormenta.

Alrededor de 4,000 vuelos comerciales han sido cancelados y la incertdimbre se cierne a través de la falta de acceso a la información debido al fallo eléctrico. Autoridades de EEUU han declarado que trabajan incansablemente entre la bruma para reestablecer los servicios básicos.

La Prensa