Por falta de pago renuncian 50 enfermeras y seis médicos del Leonardo Martínez

La Fundación Leonardo Martínez aseguró que están haciendo todas las gestiones a través de Salud para obtener los fondos y cubrir la deuda de salarios y proveedores.

La renuncia del personal sanitario agudiza la situación a lo interno del hospital.
La renuncia del personal sanitario agudiza la situación a lo interno del hospital.

San Pedro Sula, Cortés.

Un cantidad importante de enfermeras y médicos especialistas del hospital Leonardo Martínez interpusieron su renuncia porque les deben los salarios de junio y julio por la planilla Código Verde Plus, planilla del mes de julio a través de Fondos Bid y la bonificación que desde abril fue autorizada públicamente por el presidente Juan Orlando Hernández para el personal que trabaja en primera línea en la sala de COVID-19.

Dato
1,796 casos de COVID-19 a nivel de personal de enfermería y 16 muertes se registraron hasta el 3 de agosto, según Josué Orellana, presidente de la Anneah.

El personal que renunció lamentó el incumplimiento de obligaciones por parte de las autoridades de la Secretaría de Salud, ya que existe una alta demanda de recurso humano y persiste el masivo ingreso de casos COVID-19.

También pidieron que al personal se les practique periódicamente las pruebas rápidas y PCR, además de brindarles el tratamiento requerido en caso de resultar casos positivos del virus.

De igual manera, menguar la cantidad de atenciones en cada área hospitalaria debido a que el 40% de personal ha renunciado por falta de pago de salarios y el 20% está incapacitado por COVID-19 u otras enfermedades. Asimismo, que nivelen el sueldo al personal de enfermería que labora por contrato y que los doten de equipo de protección personal.

Lea: A medias comienzan labores oficinas del Estado en Honduras

En un comunicado, el hospital Leonardo Martínez aclaró que para el manejo de la pandemia tuvieron que realizar incrementos en los cupos, que en un inicio solo era de 23 camas hasta llegar a 111 que es el espacio en la actualidad, esto provocó que los gastos presupuestarios fueran aumentando de forma acelerada, haciendo que el costo mensual en sala COVID-19 solo en el mes de junio fuera de 29,287,131.29 millones de lempiras.

Por este motivo se enviaron varios oficios, el último de ellos con fecha de 08 de julio del 2020 a la ministra de Salud, exponiéndole que el presupuesto del convenio no sería suficiente para seguir con el funcionamiento de la sala, incluyendo el pago de salarios de todo el personal, teniendo un déficit presupuestario a la fecha de 12,540,446.55 millones de lempiras.

Por lo anterior, solicitaron adicionar al presupuesto del convenio COVID-19 la cantidad de 60,061,495.80 millones de lempiras para poder terminar los meses de julio y agosto y así honrar todos los pagos pendientes.

No hubo preparación real

En su comunicado recordaron que desde la primera semana de febrero del 2020 recibieron la solicitud de Salud para habilitar la sala de atención para coronavirus, por lo que acondicionaron la antigua sala de dengue, habilitando un total de 23 camas.

Acotaron que todo lo anterior se realizó con fondos propios. Semanas después la Fundación y la Dirección Ejecutiva fueron convocados a una reunión con el personal de Copeco para definir las áreas de atención de los pacientes críticos de COVID-19, por lo que propusieron el cierre del bloque quirúrgico y convertirlo en la sala de cuidados intensivos, intermedio y maternidad COVID-19.

Además: Salud no confirma si Honduras recibirá medicamento ruso para pacientes con covid-19

Durante esta reunión se decidió que la Secretaría destinaría un presupuesto especial para el manejo de esa área, el cual sería para la contratación de personal médico y enfermería especializado en manejo de cuidados intensivos, además de la compra de los insumos necesarios.

salud.1223(1024x768)
Hasta el 3 de agosto se reportaron en todo el país 43,794 contagios de coronavirus. Foto AFP

Durante este tiempo la Unidad de Gestión Descentralizada elaboró un convenio para apoyar el funcionamiento específico de la unidad COVID-19, el cual fue firmado el 25 de mayo del 2020. Este convenio proporcionaría un total de 32,209.376.40 millones de lempiras, distribuidos en un primer desembolso de 22,546,563.48 millones de lempiras y un
segundo desembolso 9,662,812.92 millones de lempiras para cubrir las necesidades del hospital del 01 de abril al 31 de agosto del 2020.

Indicaron que este monto fue establecido por las autoridades de Salud sin consultar la realidad de los gastos que se incurrían, tampoco sin considerar las complejidad de los casos que se atendían e insumos especiales que se requerían para dicha atención. De igual manera, no se consultó cuánto sería el presupuesto necesario para poder hacer funcionar esa sala.

"Este centro asistencial es el único completamente gratuito en todas las áreas, y sabíamos que las condiciones del hospital en ese momento no eran las adecuadas para este tipo de patología, tampoco preparado para realizar todos los cambios y convertirlo en un hospital COVID-19, de igual forma lo que iba a costar presupuestariamente lograr ese
fin como ser: contratación de intensivistas, internistas y personal capacitado para el manejo de pacientes de cuidados intensivos.

La Fundación Leonardo Martínez aseguró que están haciendo todas las gestiones a través de Salud para obtener los fondos que el hospital necesita para cubrir la deuda de salarios y proveedores, por lo que se esperan la resolución de la ministra Alba Consuelo Flores para definir el número de camas con las que el hospital funcionaría de acuerdo con el presupuesto que le proporcionen.

Asimismo, desmintieron algunos rumores con relación a que la sala de COVID-19 está cerrada, y remarcaron que siguen habilitado 80 cupos al día de hoy.


La Prensa