“En las próximas dos o tres semanas vamos a ver muchos casos de coronavirus”

El infectólogo Tito Alvarado explicó que el aumento de las pruebas permitirá la detección de más casos y es importantes mantener las medidas de prevención.

/

Tegucigalpa, Honduras

El infectólogo Tito Alvarado anunció que debido a que Honduras se encuentra en la cuarta fase de la pandemia por coronavirus, “en las próximas dos semanas vamos a ver muchos casos de coronavirus”.

“Estamos en la fase de transmisión activa. La primera fue en la que no teníamos casos y tratábamos de contener los casos que pudieran llegar, eso ya pasó y no se pudo detener; la segunda fase era la de buscar los casos que entraban y sus contactos, y tampoco se pudo detener; la tercera fase fue la de transmisión dentro del país con algunos focos y tampoco se pudo detener. Ahora estamos en la cuarta fase que será más activa y en todo el país”.

Lea: Honduras reporta 10 nuevas muertes

El especialista señaló que el aumento de casos se empezará a evidenciar también en Tegucigalpa y Francisco Morazán –en el último recuento se confirmaron 50 casos- ya que además de la fase activa, “ya se empiezan a hacer muchas pruebas en todo el país. Ya no solo serán 50 sino 200 o 300 y la meta es llegar a hacer entre 2,500 y 3,000 pruebas diarias utilizando la capacidad de los laboratorios del ministerio y cerca de seis o siete privados que se unirán”.

Al incrementar la capacidad, el galeno destaca que “se van a empezar a dar cuenta de la cantidad de casos, vamos a pasar de hablar de 30 casos confirmados a hablar de cienes. Estamos en la curva ascendente de la enfermedad y de acuerdo a proyecciones creemos que a finales de mayo o junio estaremos llegaremos a la cúspide, con muchos casos hospitalizados y muchas muertes”.

Alvarado resalta que “es importante una asociación con la empresa privada y la población para evitar la expansión. Lo que hay que hacer es encontrar en un equilibrio porque también sabemos que el cierre total es lesivo para la economía. Hay que procurar permanecer en casa, pero la gente vive el día a día y deben tener las medidas de prevención como el uso de mascarilla obligatorio, porque hay mucha gente que tiene el virus, es transmisor asintomático”.

El epidemiólogo lamentó que aunque se han establecidos medidas como el toque de queda, “no se cumple y se ven personas en la calle. Los jóvenes no tienen ni idea del problema y salen y eso contribuye al aumento de los casos”.

Aseguró que Villanueva y Choloma, en el departamento de Cortés, el más afectado por la pandemia, debido a la presencia de maquilas, deben ser zonas de especiales para evitar el aumento de los casos y facilitar el tratamiento de las personas contagiadas.

“Nunca se ha respetado el toque de queda, no tenemos disciplina y ese es un factor que nos dificulta el manejo de la pandemia y hay que recordar que peleamos también contra el dengue, la influenza y otros temas como accidentes de tránsito o la violencia que saturan los hospitales. Ese es el gran problema”.

Para Alvarado es importante también reforzar las pruebas PCR para poder detectar de forma temprana los casos asintomáticos y de transmisores, con el objetivo de frenar la pandemia.

En cuanto al tratamiento de los pacientes Alvarado señaló que “se busca usar antiinflamatorios y coagulantes para que los pacientes no lleguen a la etapa final y eso se está adaptando por parte de los médicos hondureños”.

La Prensa