05/12/2022
12:20 AM

Más noticias

Mayo y junio serán los meses más críticos contra el coronavirus

El gerente del Seguro Social en San Pedro Sula, doctor Omar Jananía, advierte de un incremento en los casos si no se toman las medidas de prevención.

San Pedro Sula, Honduras

El gremio médico está en alerta y sus representantes advierten que lo peor en la lucha contra el coronavirus en Honduras está por venir.

Uno de ellos es el gerente del Instituto Hondureño del Seguro Social, Omar Jananía, quien analizó la situación que enfrenta San Pedro Sula en la lucha ante la enfermedad.

Pocas pruebas

Para nadie es desconocida la información de muertes en uno y otro lado del país supuestamente a causa del Covid 19, pero las mismas no se reflejan en las cifras oficiales.

La causa, según Jananía, es el retraso en la obtención de los resultados de las pruebas que se realizan a los enfermos.

“Hay un atraso de 2,500 pruebas y si la expansión continúa al ritmo que va, lo que estamos experimentando en la actualidad será el 20 por ciento de lo que podremos llegar a tener en los próximos meses, con 193 mil personas contagiadas sin síntomas y al menos cinco mil personas necesitando ventilación”, estimó el galeno.

Esta situación, además de generar un retraso en la toma de las decisiones en el sistema de salud, además es el distorsionante para la población que se confía en que las cifras de contagios y víctimas son mínimas día con día, incrementando la despreocupación ante la pandemia que crece en silencio.

La insuficiencia de equipos

Si la enfermedad en este momento es más grande de lo que las cifras evidencian y si la población baja la guardia como tiende a hacerlo, Jananía es determinante también al hablar de la disponibilidad de instalaciones y equipos para atender a los afectados.

“No habrá capacidad instalada para atender a todos los pacientes en mayo y junio, que serán los meses que se esperan más críticos, si la tendencia continúa”.

En el área de San Pedro Sula y Cortés, en donde por ahora se concentra la mayoría de 494 casos de contagio confirmados en todo Honduras, solo se cuenta con cerca de 108 camas. De ellas 50 están en el IHSS, 30 en el Mario Rivas y 28 en el Leonardo Martínez. El lector debe recordar que se pronostica que cinco mil casos de ventilación en solo 108 camas.

“Actualmente con la cantidad de casos actual, la unidad de cuidados intensivos del IHSS tiene un 90% de ocupación”, recuerda Jananía.

A la deficiencia de camas y los costos que van de los 80 mil a los 130 mil lempiras por un solo día en las unidades de cuidados intensivos; hay que sumar que un paciente con coronavirus permanece un promedio de entre 10.5 y 20 días bajo observación, lo que no solo requiere el espacio y el equipo, sino también el personal que lo atienda.

La insuficiencia de personal

Pero aún así existieran las camas y los equipos suficientes, la falta de manos para atender a los afectados es otro talón de Aquiles al enfrentar la enfermedad.

En ciudades como San Pedro Sula solo hay seis médicos especializados en el manejo de unidades de cuidados intensivos y al hablar del personal de enfermería, Jananía estima que solo en el IHSS hacen falta 100.

El problema aumenta ya que al pensar en contratar, el sector Salud se enfrenta también al miedo y a la estigmatización, lo que ha hecho renunciar al 25 por ciento del personal que fue contratado hace un mes, al inicio de la emergencia para atender los casos.

Y lo que es peor, los médicos también son víctimas del covid 19. Solo en el área de San Pedro Sula entre 10 a 15 galenos han sido afectados por la enfermedad, muchos de ellos se han logrado recuperar; aunque no siempre se vence a la enfermedad, como le sucedió a una enfermera que perdió la vida en la madrugada de hoy en el Mario Rivas.

Bajo esa advertencia, que es compartida por todo el gremio médico hondureño, resuenan entonces las recomendaciones más simples para no caer en un sistema de salud que no tiene la capacidad para hacer frente a un monstruo que crece: permanecer en casa, lavarse las manos, usar mascarilla y mantener el distanciamiento social.