OPS: “Apostamos a que no haya una explosión de casos en mayo y junio"

Piedad Huerta, representante de la OPS, aseguró que no se quiere llegar a las visiones apocalípticas de otros países por el coronavirus.

San Pedro Sula, Honduras

Mientras las autoridades de Salud de Honduras anunciaron que se analiza la posibilidad de establecer un cierre total del departamento de Cortés por 14 días para frenar la pandemia del coronavirus, la representante de la Organización Panamericana de la Salud, Piedad Huerta, asegura que precisamente “no es momento de desesperarse ante las medidas de prevención”.

Huerta también señaló que regresar a la normalidad echaría por tierra el esfuerzo que se ha hecho en casi dos meses para frenar al virus, lo que ha dejado como efecto positivo que “la curva de crecimiento de la enfermedad no sea tan drástica como en otros países, sino que haya permitido evitar la duplicación de casos diarios. Eso se da por las medidas enérgicas que se han tomado desde el principio. Es un gran sacrificio de todos los sectores, hay que permitir a la gente buscarse la vida, pero sin poner en riesgo a nadie”.

Lea: Que haya protocolo de bioseguridad no permite operar.

La advertencia para mantener las medidas de bioseguridad en la población, llegan cuando los médicos señalan que los peores días por la pandemia en Honduras están por llegar en mayo y junio; por lo que la representante de la OPS también analiza las mejoras que se están realizando para afrontar el pico de casos.

“Sin duda alguna vamos a tener más casos en los próximos días y no queremos llegar a las visiones apocalípticas de otros países y por eso debemos seguir con las medidas para contener la epidemia” y agrega que se debe reforzar la vigilancia epidemiológica. “Hay zonas que lo han hecho muy bien, pero la debilidad del sistema de salud es porque no se tenían los equipos listos para investigar los casos. Hay que fortalecer los equipos de respuesta rápida para buscar y tomar muestras a las personas que son confirmadas con la enfermedad”.

Por ello, la red de laboratorios para detectar nuevos casos también debe fortalecerse en ciudades como San Pedro Sula. “Estamos acelerando la preparación de los espacios físicos, ya que mientras se desarrolla una vacuna, es importante que los servicios de salud estén preparados con camas, equipamiento y personal capacitado y seguro para recibir a los pacientes”.

Huertas asegura que por ello, en unas tres semanas se habilitará un nuevo laboratorio en San Pedro Sula, con el apoyo de USAID, “el cual estará ubicado en las instalaciones del hospital Mario Rivas, en donde se instalará también un hospital móvil. Estamos trabajando a marchas forzadas para instalarlo”.

El nuevo laboratorio se sumará al habilitado la semana anterior por el Gobierno en el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria y también a la expansión de la red con el apoyo de los laboratorios privados.

Lea: Listas 250 mil pruebas de detección del coronavirus

“En cuanto tengamos un mayor número de pruebas, nos daremos cuenta que hay un mayor número de casos, hay un subregistro de casos por la falta de capacidad instalada y por la falta de insumos que se está dando a nivel mundial para hacer las mismas y porque hay gente que tiene una sintomatología muy leve. Sin embargo, le estamos apostando a que no haya una explosión de casos en mayo y junio, pero la situación viene difícil”.

La representante también manifestó su preocupación por el aumento en los casos de contagio en el personal médico que atiende a los afectados. “Tenemos reportes de 71 médicos que están afectados y nos preocupa esa situación. También nos preocupa el déficit que tiene el país en cuanto a los especialistas, por lo que es un llamado a las universidades que deben encausar mejor las especialidades de la salud”.

Sin embargo, Huerta nuevamente señala que el mayor trabajo está en la población para frenar la pandemia. “Hay un trabajo importante en todos los departamentos, cada alcalde, cada mesa sectorial, las Fuerzas Armadas para educar a la comunidad en apoyo con las organizaciones no gubernamentales y la sociedad civil organizada”.

La Prensa