"Que haya un protocolo de bioseguridad no significa autorización para operar": Carlos Madero

En el marco del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, expertos panelistas coincidieron que el coronavirus obliga a un cambio cultural para un nuevo estilo de vida.

Carlos Madero, secretario de Trabajo en Honduras.
Carlos Madero, secretario de Trabajo en Honduras.

Tegucigalpa, Honduras.

“En la medida que cada uno de nosotros aplique las medidas de bioseguridad y lo mismo hagan las empresas, más rápido retornaremos a la nueva normalidad”, dijo el Ministro de Trabajo Carlos Madero, al participar en un foro virtual.

Los hondureños deben seguir avanzando hacia una nueva cultura de vida a través de normas básicas de bioseguridad que implicarán mucha responsabilidad por parte de cada ciudadano. A esta conclusión llegaron los panelistas que participaron en el foro Virtual sobre bioseguridad laboral organizado por la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social en el marco del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo.

Lea además: Elaboran protocolos de atención prioritaria a embarazadas durante emergencia

Los panelistas fueron el secretario de Estado en los Despachos de Trabajo y Seguridad Social, Carlos Madero, el experto en salud del trabajo, demografía social y desarrollo, doctor Lino Carmenate, el embajador de la Unión Europea en Honduras, Alessandro Palmero y el director nacional de World Visión Honduras, Jorge Galeano.

coronavirus.2668(1024x768)
El coronavirus no solo ha afectado la salud de los hondureños, también ha perjudicado su bolsillo.

Los panelistas reconocieron la contribución técnica y financiera de la Unión Europea, a través del programa Euro Empleo, para la elaboración de un manual general y protocolos de bioseguridad para cada sector de la economía.

Balance salud y economía

El secretario de Trabajo, Carlos Madero, reconoció que “tiene que existir un balance entre economía y salud, esto pasa por la aplicación de protocolos de bioseguridad que se han elaborado con la ayuda de la Unión Europea, de la Asociación de Médicos en Salud Ocupacional, Asociación de Epidemiólogos de Honduras, ARSA, Secretaría de Salud y Secretaría de Seguridad”, dijo.

Madero recordó que tener aprobado un protocolo no significa autorización para operar ya que eso dependerá exclusivamente del comportamiento de la pandemia.

"La apertura inteligente, paulatina, ordenada y segura pasa porque el ciudadano tome conciencia, la responsabilidad es de todos los hondureños, no solo es de la empresa, del trabajo o del hondureño, es de todos”, añadió.

“Para entrar en una nueva normalidad hay un antes y un después del COVID-19, debemos entender que de aquí parte una nueva forma de ver e interactuar con la sociedad y esto pasará directamente con que los protocolos se puedan estructurar y aplicar”, explicó.

Trabajar unidos

El embajador Alessandro Palmero garantizó que la Unión Europea mantiene sus valores de solidaridad y cooperación “porque estamos fuertemente convencidos que esta pandemia se resuelve solo si trabajamos juntos”.

Aseguró que los países actuando por sí solos no van a resolver la crisis, lo que sólo se logrará en el marco de las organizaciones multilaterales o regionales. “Nuestro compromiso con las Naciones Unidas se mantiene fuerte pero también implementar las decisiones a nivel del G7 y del G20”, dijo.

Palmero reveló que el 8 de abril se lanzó un programa que se llama Equipo Europa, precisamente para trabajar con sus socios internacionales en todo el mundo para combatir esta pandemia.

Reveló que a través de Equipo Europa se está colocando fondos por el orden de 20,000 millones de euros, de los cuales casi 1,000 millones de euros son para América Latina, siendo estos adicionales a los compromisos de la Unión Europea en el marco del Fondo Monetario Internacional (25% de fondos pertenecen a la UE) y Banco Mundial (28% de fondos pertenecen a la UE).

El embajador Palmero garantizó que seguirán trabajando con autoridades nacionales y locales, sociedad civil, apoyando a las personas más vulnerables, micro, pequeña y mediana empresa, así como al sector informal de la economía que es bastante extenso y abierto para la cooperación.

La bioseguridad es para todos

Por su parte, el experto en seguridad en el trabajo, doctor Lino Carmenate, explicó que "la pandemia no es un problema individual, las enfermedades son completamente sociales y no solo de la persona que la padece, sobre todo las infecciosas”.

“La bioseguridad es algo de toda la vida, desde que existen agentes biológicos que pueden enfermar al ser humano: virus, bacterias, parásitos, animales, existe la necesidad de protegernos contra estos agentes”, puntualizó.

Mencionó que hay factores de riesgo que se pueden ver o escuchar como el ruido excesivo, un mueble de oficina que obliga a una mala postura al sentarse o el peso de instrumentos de trabajo que sobrepasan la capacidad humana, pero un virus es imposible verlo, solo es a través de un microscopio.

Según el especialista, ya la legislación contempla que las empresas hondureñas deben tener personas que estén preparadas para enfrentar el día a día de la seguridad.

Buenas prácticas

Por su parte, el director nacional de Word Vision Honduras, Jorge Galeano, afirmó que esta emergencia es la enorme oportunidad para unirnos como sociedad y que el nuevo rol normal no sea el de antes marcado por la desigualdad y la pobreza.

“Ojalá tener una mejor sociedad, una que respete más los derechos, con más oportunidades, que cuide más de su ambiente y que los entornos laborales sean cada vez más dignificantes para las personas que los ocupan”, exclamó.

A su criterio, las medidas que se tomen, ya sea a nivel de municipalidades o de sectores económicos, deben ser pertinentes. Ejemplificó que las medidas de bioseguridad en el sector agrícola, donde una o dos personas trabajan cerca en una montaña, no pueden ser las mismas para personas que están en contacto permanente dentro de una fábrica o maquila.

“En el caso de los productores agrícolas se aplican ciertas tipo de medidas para ellos porque el nivel de riesgo y exposición es mucho menor, pero en el caso de una fábrica o maquila, donde las personas necesitan forzosamente estar en contacto, entonces allí las medidas de bioseguridad son otras”, comentó.

“Pongámonos a pensar, que si el acceso a una mascarilla ya se hace difícil ahora en un hospital o en una clínica para el personal médico, ya se imaginan cuando hablamos de personas en el área rural, productores, agricultores, amas de casa, todavía es más difícil”, exteriorizó.

Las frases:

1. “Debemos hacer que las medidas de bioseguridad se hagan propias en los hondureños”.

Carlos Madero

2. “Una empresa que no cumpla las medidas de bioseguridad se va a cerrar y no se volverá a abrir hasta que pase la pandemia”

Carlos Madero

3. “El protocolo de bioseguridad es fundamental para que la reapertura no signifique otra ola de contagio”

Alessandro Palmero

4. “Estamos fuertemente convencidos que esta pandemia, esta crisis, se resuelve solo si trabajamos todos juntos”

Alessandro Palmero

5. “Que el nuevo normal sea tener una mejor sociedad, que respete más los derechos, con más oportunidades, que cuide más de su ambiente y que los entornos laborales sean cada vez más dignificantes para las personas que los ocupan”

Jorge Galeano

6. "El tema de pertinencia es muy importante, hay que saber diferenciar los tipos de ocupaciones, los espacios donde van a estar los trabajadores, el acceso a los equipos de bioseguridad”

Lino Carmenate

La Prensa