Dueño de Power Chicken hace recorte de personal por falta de ingresos a raíz de la cuarentena

El empresario Roberto Contreras afirma que reanudarán servicios con entregas a domicilio para tratar de rescatar el negocio.

El empresario Roberto Contreras afirma que le llegó el recibo de la energía de 1,200,000 Lempiras, pese a que el negocio permanece cerrado por la cuarentena.
El empresario Roberto Contreras afirma que le llegó el recibo de la energía de 1,200,000 Lempiras, pese a que el negocio permanece cerrado por la cuarentena. /

San Pedro Sula, Honduras.

El empresario hondureño Roberto Contreras, dueño de la franquicia Power Chicken, dio a conocer que se vio obligado a despedir a algunos de sus empleados. Luego de tener cerrado su restaurante durante más de un mes por la cuarentena de coronavirus que vive Honduras.

Contreras había solicitado al Gobierno trabajar por autoservicio durante la emergencia. Sin embargo, sostiene que su petición no fue escuchada y la situación está siendo insostenible. Además, agregó que le llegó el recibo promediado de Empresa Energía Honduras (EEH), pese a que el negocio permanece cerrado.

Según el empresario, reanudarán servicios con entregas a domicilio, pero advierte que aún así no lograrán sacar adelante a la empresa. "Estamos haciendo un esfuerzo grande para ver si nos sostenemos. Pero si esto funciona, cuenten conmigo, con nuestra familia, porque estamos para ustedes", comentó a sus empleados en un mensaje de Whatsapp.

Además lea: Transparencia y solidaridad durante pandemia, pide la Conferencia Episcopal de Honduras

"Nunca pensé tener que decirle a mi gente, que por decisiones del Gobierno, que nos impiden vender por autoservicio, cuando las farmacias y supermercados lo pueden hacer, nos vemos en la penosa necesidad de recortar las fuentes de empleo que duramente forjamos juntos", continuó.

El empresario explicó, que no pueden continuar pagando las planillas de sus empleados, mientras el negocio permanece cerrado. "Lamentablemente ya no podemos más. Ya no podemos pagar dos planillas manteniendo la empresa cerrada. Los recibos de energía llegaron como si estuviésemos operando. Es más de 1,200,000 Lempiras que no sé cómo se podrá pagar porque ustedes saben que no tenemos ingresos".

Contreras finalizó diciendo, que tratarán de mantener la empresa a flote para que los empleados que fueron despedidos vuelvan a ser parte la misma.

La Prensa