“Callejas quería morir en Honduras”

Los familiares aún no saben si recibirán las cenizas o el cuerpo del ex-Presidente.

Rafael Leonardo Callejas Romero, expresidente de Honduras, falleció de un paro cardiaco el sábado anterior en Atlanta, Georgia, EUA. Foto La Prensa/Archivo
Rafael Leonardo Callejas Romero, expresidente de Honduras, falleció de un paro cardiaco el sábado anterior en Atlanta, Georgia, EUA. Foto La Prensa/Archivo /

Tegucigalpa, Honduras.

Los familiares del extinto expresidente de Honduras Rafael Leonardo Callejas (1990-1994) esperan una decisión de las autoridades de Estados Unidos para repatriar los restos mortales del máximo líder del Partido Nacional.

Callejas, quien falleció a los 76 años de un infarto minutos después de las diez de la mañana el sábado anterior en Atlanta, Georgia, Estados Unidos, abrigaba el deseo de regresar a Honduras al concluir una pena que le impondrían las autoridades norteamericanas por su participación en el escándalo internacional Fifagate.

Los restos mortales de Callejas (1943-2020) “serán sepultados en Honduras, pero no sabemos cuándo”, dijo Roberto Ramón Castillo, primo del exmandatario; además agregó que hasta el momento, la familia desconoce si serán las cenizas o el cuerpo que repatriarán.

LEA: Muere el expresidente de Honduras Rafael Leonardo Callejas en EEUU

Fechas
1. 28/3/16.
Callejas se declaró culpable de conspiración en crimen organizado y conspiración de fraude electrónico en un tribunal federal de Nueva York.
2. 23/3/18.
Familiares informaron que médicos de EUA, mientras le practicaban una evaluación médica por síntomas similares a los del dengue, le diagnosticaron leucemia.

“El departamento de Salud de Estados Unidos será el que decidirá”, explicó Castillo a Diario LA PRENSA en una entrevista telefónica, y dijo que Callejas deseaba morir “aquí en Honduras, con su familia y sus hijos”.

Desde que Callejas (2015) se entregó a las autoridades de Estados Unidos para responder por acusaciones de conspiración de crimen organizado y conspiración por fraude electrónico relacionado con sobornos recibidos dentro de la Fifa, Castillo se convirtió en el portavoz en Honduras del expresidente de la Federación Nacional de Fútbol de Honduras (Fenafuth).

En marzo de 2016, mientras sufría leucemia, Callejas se declaró culpable por los delitos incoados por las autoridades estadounidenses. El economista y político gozaba de arresto domiciliario y tenía pendiente que el juez le dictara la sentencia.

“Él lo que quería era regresar a Honduras, dar lo poco que le quedaba al sector general de la población, servirle más, no ser candidato, no estar en política, a pesar de ser un animal político (…). Él siempre quiso el beneficio para el pueblo hondureño. Su Gobierno, con altos y bajos, con errores y no errores, transformó tantas cosas, hizo tantas cosas”, dijo Castillo.

DATOS
Rafael Callejas permaneció 4 años con casi 4 meses en Estados Unidos después de entregarse a las autoridades por el escándalo internacional Fifagate.

Callejas “hizo una nueva ley electoral, hizo una nueva ley de reforma agraria, retornó a todos los emigrados que salieron en la época (de los desaparecidos) del general Gustavo Álvarez Martínez y Roberto Suazo Córdova, o sea, él abrió los espacios con todos los sectores. Fue un éxito.

Hoy la gente que retornó de Cuba, Nicaragua o de donde fuera está aquí luchando en otro partido. Él sí quería lo mejor para Honduras”, explicó. Al concluir la Guerra Fría en Centroamérica, en 1992, en el segundo año de Gobierno de Callejas, cuatro entidades políticas que habían activado en la clandestinidad (por temor a que sus miembros fueran eliminados) fundaron el primer partido de izquierda, Unificación Democrática (UD), para participar legalmente en procesos electorales.

La Prensa