Instan al diálogo a Aguas de San Pedro y la Municipalidad

La Asociación Nacional de Industriales y la Cámara de la Construcción le recomiendan a la alcaldía evitar una demanda Larios Silva pide “que dejen a un lado intereses creados”.

Oficina de Aguas de San Pedro. Imagen de archivo.
Oficina de Aguas de San Pedro. Imagen de archivo.

San Pedro Sula, Honduras.

Organizaciones empresariales de la costa norte llaman a Aguas de San Pedro Sula y la Municipalidad a dialogar para encontrar una solución al conflicto que mantienen por la construcción de la primera planta de tratamiento de aguas negras.

En los últimos días, Aguas de San Pedro amenazó con entablar una demanda internacional que podría costarle L500 millones a la Municipalidad por apoyar la invasión del terreno en el que esa empresa tenía previsto construir la planta.

Entretanto, la Municipalidad, dirigida por Armando Calidonio, acusa a la empresa ante diputados de no cumplir el contrato.

LEA: “Quieren expulsar a Aguas de SPS y darle el negocio a terceros”: abogada de Aguas de San Pedro

En vista de que el conflicto podría tener un impacto económico de grandes dimensiones y en la salud de los sampedranos, organizaciones importantes, como la Asociación Nacional de Industriales (Andi), les sugieren a las partes buscar el diálogo y respetar las leyes.JG PTAR SPS 2020(1024x768)

“Lo importante es que se cumpla con el Estado de derecho porque hay un contrato de una concesión. En el contrato están establecidas las cláusulas que dicen de quién es la responsabilidad en cada uno de los casos (...). Los terrenos adonde quieren hacer las lagunas de oxidación están invadidos y eso es una responsabilidad de la Municipalidad de San Pedro Sula. El alcantarillado, por ejemplo, la Municipalidad dice que no se ha construido, pero no hay un plan maestro de alcantarillado, que es una responsabilidad de la Municipalidad”, dijo Fuad Handal, presidente de la Andi.

Handal le aconseja a la Municipalidad “tener mucho cuidado y no exponerse a demandas internacionales como nos pasó con Sulambiente, por ejemplo, que la ciudad tuvo que pagar muchos millones sin recibir ningún servicio”.

“Debemos ser muy responsables, no exponernos a demandas y no atropellar los derechos de la compañía que tiene la concesión (...). No nos podemos quedar sin servicios de agua (...) y no podemos ser una ciudad inteligente si no tenemos nuestro propio tratamiento de agua o alcantarillas”, dijo Handal. “Tener problemas con Aguas de San Pedro significaría atrasarnos en ese sentido (...). No podemos exponernos a arbitrajes internacionales porque esta es una compañía internacional, y el arbitraje podría ser en Europa. Es muy peligroso para los intereses de la ciudad. Deben actuar responsablemente (...)”.

Contrato.

Al igual que la Andi, la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico) recomienda buscar el diálogo y deponer intereses particulares para no afectar a los habitantes de San Pedro Sula.

Arnaldo Martínez, presidente de la Chico, capítulo noroccidental, plantea que “las dos partes deben abrir el diálogo porque hay una relación comercial y deben cumplir los compromisos del contrato, pues al final a quien van a afectar es a todos los abonados”.

“En casi todas las ciudades grandes del mundo reciclan el agua y la utilizan para riego y para diferentes insumos. Aquí tienen años de estar con eso y no se han podido ejecutar los proyectos. Deben ponerse de acuerdo. La Municipalidad debe evitar una demanda y llevar la fiesta en paz”, dijo.

En una carta enviada el 17 de febrero, Aguas de San Pedro le solicitó a la Municipalidad desalojar de inmediato a las personas que usurpan el terreno (en Chotepe) y al mismo tiempo le dio un plazo de 30 días para resolver el conflicto.

Cuatro días después, en un intento de defensa, funcionarios de la Municipalidad se reunieron con diputados para acusar a la empresa de no haber construido las plantas, una en Chotepe.

Para el exacalde Roberto Larios Silva, Aguas San Pedro “tiene la razón” y él puede “certificar” sus reclamos” porque firmó el contrato (el 7 de octubre de 2000 ) con esa empresa. “Las cosas que yo puedo decir las digo con propiedad porque yo firmé el contrato de concesión con Aguas de San Pedro. En el año 2000, más o menos, llegamos a un arreglo para garantizarle a San Pedro Sula el agua potable y el alcantarillado”.

“Como ciudadano sampedrano y hondureño”, Larios Silva les pide a las partes “que se junten, dialoguen y establezcan los mecanismos adecuados” y les pide que “se abstengan de prejuicios e intereses de otra naturaleza en función de la población de San Pedro Sula”.

“No debe intervenir la política partidaria, ni los intereses creados de uno o de otros. El interés que debe prevalecer es el del pueblo de San Pedro Sula (...). Los hospitales pasan llenos de enfermos por toda contaminación que vivimos. Mi invitación muy cordial, muy respetuosa, es para que las partes se pongan de acuerdo”, dijo.

La Prensa