Entre marzo y junio la temperatura subirá hasta los 42 grados

Las zonas del valle de Sula, el sur del país y el centro serán las más afectadas, según Copeco

La sensación térmica será de hasta tres grados más
La sensación térmica será de hasta tres grados más

Tegucigalpa, Honduras.

Entre los meses de marzo y junio se espera que la temperatura promedio en cada una de las regiones del país suba un grado, pero el centro, sur y norte de Honduras serán los más afectados.

En San Pedro Sula y zonas del valle de Sula de similar altura con respecto al mar, en mayo estaría prevaleciendo una temperatura de 39 grados centígrados, pero la sensación térmica sin viento podría ser de hasta 41 grados.

Así lo dio a conocer Francisco Argeñal, jefe de meteorología del Centro de Estudios Atmosféricos Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos), quien aseguró que en la zona sur, que se espera sea de las más afectadas, prevalecerá una temperatura de 42 grados en abril, el calor generará que las fuentes superficiales se sequen rápidamente junto con la humedad del suelo y la sensación térmica en esa región sería hasta tres grados mayor a la del termómetro debido a la radiación solar.

“La temperatura del suelo va a favorecer lamentablemente la propagación de algunas plagas como el gorgojo descortezador y broca del café que se fortalecen con poca humedad y altas temperaturas”, comentó

La sensación térmica no siempre es mayor, pues depende si se está generando viento o si se está en un lugar de sombra. Si se está bajo láminas o en un sitio cerrado, la temperatura podría ser tres grados más que la registrada en el termómetro, según dio a conocer el funcionario.

En un informe compartido con LA PRENSA por el Comisionado de Copeco, Gabriel Rubí, se detalla que habrá mayor evotranspiración del suelo y plantas, por lo que en los primeros meses del año se evaporará la poca humedad superficial del suelo y al secarse la maleza rápido, los incendios forestales serían difíciles de controlar debido a la alta concentración de combustible vegetal, algo que prevalecerá en toda la región centroamericana.

La Prensa