Los seis hondureños en el Diamond seguirán otros 14 días en cuarentena

Jairo Fonseca y los otros cinco hondureños que trabajan en el crucero que reportó 621 infectados con coronavirus, confían en no contagiarse

 El hondureño Jairo Fonseca en una selfi tomada mientras trabaja en el crucero que tiene una segunda cuarentena de 14 días para sus tripulantes.
El hondureño Jairo Fonseca en una selfi tomada mientras trabaja en el crucero que tiene una segunda cuarentena de 14 días para sus tripulantes.

Yokohama, Japón

Jairo Fonseca (de 36 años), otro hondureño que vive en carne propia la epidemia del coronavirus, se embarcó hace un mes junto con otros cinco compatriotas para trabajar en el crucero Diamond Princess.

Según el itinerario, el crucero con 3,711 personas de 56 países a bordo, partió de Hong Kong el 31 de diciembre de 2019 rumbo a Chan May, Vietnam, adonde llegó el 2 de enero de este año. Luego estuvo en Da Nang, en Singapur, volvió a Hong Kong; el 15 de enero llegó a Keelung, Taiwán, y así por varios puertos de Asia hasta que el 4 de febrero atracó en Yokohama, Japón.

Ahí desembarcó una ciudadana china con síntomas del virus, fue hospitalizada y las autoridades confirmaron que portaba el coronavirus.

En el crucero sonaron las alarmas, y una voz que provenía de la bocina general informó que habían casos de coronavirus y que todos debían aislarse en sus camarotes. Estuvieron confinados durante 14 días, que finalizaron ayer para los pasajeros, pero no para los tripulantes.

Fonseca, originario de La Ceiba, contó a LA PRENSA que cuando “encallamos en Japón para recoger y dejar pasajeros, las autoridades de este país nos pusieron en cuarentena, fue un baño para nosotros porque no sabíamos nada, según nosotros todo estaba bien”.

Los seis hondureños seguirán otros 14 días en cuarentena, según les informaron las autoridades. “Las autoridades de Japón no quieren que nos bajemos del crucero, nos van a tener otra cuarentena más, estamos bajo los lineamientos de ellos”.

El catracho evitó a toda costa el contacto con los pasajeros (donde se dio el brote), “hasta para comer me aíslo”. En total dieron positivo 621 pasajeros con el coronavirus.

Para el hondureño, este es su segundo viaje en un crucero desde que comenzó a trabajar en esta industria. “Ha sido duro, ha sido duro, porque yo tengo un mes de trabajar aquí”. Contó que “todas las personas que salieron positivo por coronavirus están estables y han sido tratadas bajo aislamiento, los hondureños seguimos trabajando y expectantes de cuándo saldremos de aquí (crucero)”.

“Jesús tiene el control, no puedo echarme a morir porque entonces dónde estaría mi lucha”, agregó Jairo a LA PRENSA.

A la tripulación le dieron un termómetro para que se tome la temperatura; “hasta el momento nadie tiene fiebre ni síntomas; usamos las mascarillas y guantes”.

El tripulante está confiado en Dios: “Yo estoy orando todos los días, mi familia y amigos lo hacen, eso me reconforta”. Jairo Fonseca aseguró que los otros cinco tripulantes hondureños en el Diamond Princess están bien de salud y que están trabajando normal.

Alejandro Palma Cerna, embajador de Honduras en Japón, confirmó a LA PRENSA que los dos pasajeros que viajaban en calidad de turistas en el Diamond Princess están bien de salud.

“Los pasajeros hondureños, una señora de unos 60 años residente en Estados Unidos y un señor de unos 40 años radicado en Asia, fueron bajados del crucero tras salir negativos en las pruebas”, dijo el diplomático.

Los dos hondureños retornarán a sus países de residencia para “volver a sus vidas normales”, concluyó.

La Prensa