Honduras anuncia traslado de embajada de Israel a Jerusalén

El presidente Juan Orlando Hernández explicó que "solo estamos esperando que el Estado de Israel abra su oficina en Tegucigalpa".

Fotografía de archivo del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, y el primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu.
Fotografía de archivo del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, y el primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu.

Puerto Cortés, Honduras.

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, anunció este viernes que su gobierno trasladará su embajada de Tel Aviv a Jerusalén, cuando Israel abra su embajada en Tegucigalpa.

"Solo estamos esperando que el Estado de Israel, recíprocamente como corresponde en los parámetros de nuestra diplomacia, abra su oficina (diplomática) en Tegucigalpa y nosotros estaremos trasladando la embajada a Jerusalén", anunció el gobernante.

Hernández hizo el anuncio en una ceremonia para recibir un barco de guerra comprado a Israel.

Recordó que en septiembre pasado Honduras abrió una oficina comercial en Jerusalén como extensión de su embajada en Tel Aviv.

Israel actualmente lleva su representación en Honduras en forma concurrente desde la embajada en Guatemala.

Buque construido en Israel

Hernández recibió el barco OPV-62 de 62 metros de longitud, valorado en 54 millones de dólares, en el caribeño Puerto Cortés, 200 km al norte de Tegucigalpa, junto a Samy Katsav, presidente del astillero de Israel donde fue construido.

El mandatario destacó que Honduras tiene una extensión marítima de casi el doble a la de tierra firme (112,492 km2) y que por siglos no se ha cuidado "como corresponde".

En un comunicado, el gobierno informó que la embarcación entregada a la Fuerza Naval de Honduras servirá para luchar contra el crimen organizado, el terrorismo y el narcotráfico.

La embarcación es la de mayor calado con que contará Honduras y tiene capacidad para instalar misiles de corto alcance y ametralladoras. También puede transportar dos lanchas con capacidad para llevar 40 hombres cada una.

La Prensa