Más noticias

100 municipios continúan en alerta por efecto de la sequía

La comisión que da seguimiento a la emergencia, declarada el 5 de septiembre de 2019, dice que en algunos municipios habrá buena cosecha de frijol y en otros será incipiente

Lluvias no han sido suficientes para garantizar buenas cosechas en todo el país.
Lluvias no han sido suficientes para garantizar buenas cosechas en todo el país.

Tegucigalpa, Honduras.

La comisión interinstitucional creada por el Gobierno de Honduras para enfrentar los efectos causados por la sequía de este año aún mantiene en estado de alerta a 100 municipios de siete departamentos productores de granos básicos.

Esto sucede pese a que en algunas comunidades les está yendo bien con la siembra de postrera de frijol.

LEA: El 70% de las compras en Internet las hacen los hombres

fp-sequia-091119(800x600)
En algunos sitios, las lluvias no ayudaron a los agricultores.

Para paliar los daños a los cultivos de maíz, frijol y arroz que en muchos casos son recurrentes, el Gobierno destinó unos 90 millones de lempiras para la ejecución de un bono productivo equivalente a 1,850 lempiras, los que se han entregado a unas 45,000 familias. La meta es llegar a unas 130,000 familias, dijo Gabriel Rubí, presidente de la comisión interinstitucional y quien a la vez es el titular de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), en entrevista con Diario LA PRENSA.

Los municipios enclavados en el denominado corredor seco están en los departamentos de Olancho, El Paraíso, Yoro, Francisco Morazán, Choluteca, Valle y la Paz y representan el 33% de las 298 municipalidades del país.

20 %
se perdió de la cosecha de primera de frijol en los principales departamentos productores de ese grano, debido a los efectos del fenómeno de El Niño.

En Comayagua e Intibucá también hay municipios afectados, pero no fueron incluidos en el mapa de zonas de emergencia.

De los municipios perjudicados, 16 están situados en Choluteca, 18 en El Paraíso, 27 en Francisco Morazán, cuatro en La Paz, 23 en Olancho, nueve en Valle y tres en Yoro.

Francisco Argeñal, funcionario de Copeco, expresó que en varios municipios de El Paraíso la gente está contenta porque tendrán algo que comer de la cosecha de postrera.

En contraste, señaló Argeñal, a otros municipios del mismo departamento, como San Matías, les irá mal porque no sembraron en el momento oportuno.

Argeñal explicó que los municipios siguen en análisis porque en algunas comunidades de los mismos tendrán cosecha y en otros no.

Rubí, por su parte, explicó que todo lo concerniente a la ayuda de la población que sigue enfrentando problemas será siendo manejado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Una decisión de la comisión interinstitucional es solamente construir cosechadoras de agua en lugares donde hay ríos caudalosos que provocan inundaciones, ya que las edificadas en otros sitios resultaron un fracaso.