Más noticias

Pepe Lobo: “Almagro ya tiene su presea y puede conseguir más recursos”

El expresidente de Honduras dijo que acudirá a todas las instancias en defensa de su esposa condenada Rosa Elena de Lobo.

VER MÁS FOTOS
Defensa. El exmandatario hondureño afirmó que su esposa no tiene por qué estar presa.
Defensa. El exmandatario hondureño afirmó que su esposa no tiene por qué estar presa.

TEGUCIGALPA.

Ella sabía que el fallo sería adverso, porque sabemos donde estamos”. Así reaccionó el expresidente Porfirio Lobo Sosa (2010-2014) quien catalogó de “show” la lectura del fallo donde se declaró culpable a su esposa Rosa Elena Bonilla de 52 años, presa desde el 28 de febrero de 2018.

En medio del tumulto de periodistas que lo abordaban para escucharlo, Pepe Lobo jamás dejó de sonreír.

Calificó la decisión del tribunal como ilegal. Se mostró en desacuerdo con la sentencia y anunció que irá a instancias internacionales para lograr la libertad de su esposa.

Sépalo
El 28 de febrero de 2018 fue capturada la ex primera dama Rosa Elena Bonilla de Lobo, acusada de apropiarse 12 millones de lempiras.

Uno puede ir a la Corte Suprema. Y si ahí la decisión es adversa podemos ir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Iremos a donde sea hasta que ‘mi Rosa’ esté libre porque no tiene por qué estar ahí (presa)”.

Yo no voy a entrar en los detalles legales porque tenemos acciones legales que hacer y no hay que darles luces. Si la Corte falla en contra de doña Rosa vamos a instancias internacionales. Este caso se gana allá porque ahí no se hacen violaciones al debido proceso”, continuó.

Además
Lobo Sosa dijo que está bien que haya salido libre Lena Gutiérrez, a quien considera víctima del actual gobernante.

Al ser consultado sobre cómo tomó su esposa el fallo en su contra, Lobo contestó: “Reaccionó bien. No te voy a decir que alegre. Lógicamente es un golpe para ella, sobre todo para sus hijos que son los menores”.

Señaló que tras la condena hay un origen.

Ya Almagro tiene su presea y puede conseguir más recursos. El problema va a ser que nosotros vamos a la Corte, aunque sabemos que no debemos ir por la situación que ustedes conocen. Pues ni modo, esperaremos que caiga el que tenga que caer”.

Lobo Sosa considera que hubo falta de ética y respeto a la Constitución de la República. Y añadió: “Nosotros esperábamos unos 500 años, ustedes saben cómo es esto ahora. Un montón de inventos que hacen”, ironizó.

Reacciones

Gabriela Castellanos, directora ejecutiva del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), reaccionó a través de su cuenta de Twitter. “Rosa Elena Bonilla de Lobo se convierte en la primera ex primera dama de Honduras en recibir una sentencia condenatoria. La justicia por fin no hizo fraude”.

Más temprano, el CNA aseguraba que el caso de la Caja Chica de la Dama tenía respaldos probatorios suficientes para solicitar una pena de 81 a 128 años.

Sépalo
La sentencia contra Rosa Elena Bonilla de Lobo es histórica, pues es la primera vez que una ex primera dama es enjuiciada y encontrada culpable.

Por su parte, la Ufecic en Twitter afirmó: “Un fallo sin precedentes”. Y la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih) destacó: “Primera sentencia de caso de investigación penal integrada Ufecic/Maccih). Omar Rivera, de la sociedad civil, señaló: “Sabor agridulce deja jornada judicial de hoy. Tenemos reto como nación de fortalecer independencia y capacidades de instituciones operadoras de justicia para que luchen con éxito contra corrupción e impunidad. Felicidades a fiscales y jueces que hicieron bien las cosas”.

Una vida de lujos que terminó en Támara

TEGUCIGALPA. Rosa Elena Bonilla de Lobo (de 52 años), ex primera dama de Honduras, enfrentará al menos 58 años de cárcel tras ser encontrada culpable por tres delitos de apropiación indebida y ocho de fraude en perjuicio del Estado de Honduras.

La vida de lujos de Rosa Elena de Lobo terminó el 28 de febrero de 2018, día en que fue capturada por autoridades hondureñas.“Mi Rosa”, como la llama su esposo Porfirio Lobo Sosa (expresidente 2010-2014), se graduó de secretaria ejecutiva en el Instituto Alfa, de Tegucigalpa. Fue a finales de la década de 1980 cuando obtuvo una plaza laboral como secretaria del director de la desaparecida Corporación Hondureña de Desarrollo Forestal (Cohdefor).

El titular de la Cohdefor era Pepe Lobo, con quien contrajo matrimonio en 1992; desde ese entonces se involucró de lleno en la vida política del país, específicamente con el Partido Nacional.
Su esposo fue escalando poco a poco en las instituciones gubernamentales, hasta que fue presidente del Congreso Nacional (2002-2006) y luego mandatario hondureño de 2010 a 2014.

Todo ese tiempo, Lobo Sosa siempre estuvo acompañado por su “Rosita”, con quien tuvo tres hijos (dos varones y una mujer). Estando al frente del Despacho de la Primera Dama, Rosa Elena de Lobo dirigió varios proyectos sociales como el Programa de Asignación Familia (Praf) y el Patronato Nacional de la Infancia (Pani) con los que apoyó a escolares con mochilas, uniformes y zapatos. Justo fue un proyecto de zapatos que -según la acusación de la Fiscalía- la llevó a desviar más de 12 millones de lempiras (más de 510,000 dólares) a sus cuentas privadas. El dinero provenía de fondos públicos y del Gobierno de China Taiwán. Sin embargo, llama la atención los bienes y lujos que gozó tras llegar al poder con su esposo.

Según el Ministerio Público y el Consejo Nacional Anticorrupción, hubo pagos de cirugías estéticas y joyas, entre otros. Además de su lujosa casa en Santa Lucía, tenía varias propiedades en el país y casas en Miami, Estados Unidos.

zc-rositaToma-210819(800x600)
Pareja. Lobo Sosa y Rosa Elena en una foto durante la toma de posesión.